martes, 20 de diciembre de 2011

78. El colgante

El papel cayó al suelo con suavidad. Pero mi cuerpo quedo petrificado donde estaba. Estaba paralizada, confusa, enfadada y llena de tristeza. Mi mente era un continuo pasar de imágenes de mis recuerdos, de mi niñez. Todas esas preguntas con respuestas esquivas, ahora eran resuelta. Pero mi corazón estaba sobrecogido por una sola: ¿Quién era yo? Pero por desgracia en esa carta no venía la respuesta. Era increíble como desde que había llegado a Green Hill, miles de giros acontejaron mi tranquila vida. Pero jamás pensé en que en uno de esos giros me enamoraría y perdería a mi familia en cuestión de meses. Me sentía vacía pero sobre todo, confusa. Ya no tenía un concreto "hogar", ni familia.
Mire mi reflejo pero en vez de la Cristalice Sky de siempre, me encontré mirando a una extraña con ojos lacrimosos y confusos. Una chica que ni sabía quien era.

"¿Ves? No eres nadie. No sabes ni siquiera quien eres" Junto a mi reflejo apareció Alicia sonriendo burlonamente. Me limpie las lágrimas y con sequedad dije al espejo:

"¿Por qué no te vas y te buscas una vida?"

"Eso quiero hacer. Pero para ello tendré que soportarte un poco más. Pero hablando de vidas... ¿No crees qué no eres la más indicada para hablar de eso?" Jugueteaba con sus manos mientras torcía la cabeza de una lado a otro mirándome con burla.

"¿De qué hablas?"  Alicia se miro las uñas y cambio el peso de las piernas repetidas veces y luego me miro con una sonrisa que me ponía la piel de gallina.

"Ya sabes. Al fin de cuentas, gracias a mi sigues viva"

"Ahora que lo pienso, no se si me equivoque de idea. Quizás si hubiera muerto todos serían felices..." Amy me había reprendido mil y una vez por ese comentario, pero ¿acaso no podía decir lo que sentía? Alicia sonrió divertida.

"Tienes razón. Red y Estela pudieran haber formalizado su relación y haberse casado. Alyson y John hubieran podido envejecer y ver como sus pequeños nietos correteaban por la casa, recordándoles a su hijo y su hija adoptiva fallecida. Sí, todos hubieran sido felices. Pero aun no es tarde para enmendar tu error." Sonrió con maldad y extendió su mano mientras decía" Solo tienes que tomar mi mano como la primera vez. Rendirte y abandonar tu cuerpo. No más sufrimiento, no más dolor o tristeza, podrás descansar. No sentirás ese vació en tu corazón. Solo tienes que tomar mi mano, y todo acabará. Tu sufrimiento acabará"

Mentiría si dijera que no me sentí tentada a tomar su mano. Pero recapacite, y recordé el fatídico día que tomó el control sobre mí. Si había logrado hacer tanto daño durante un periodo corto, ¿cuales serían las fatídicas consecuencias si tuviera ella el control?

"¿Y tropezar con la misma piedra 2 veces? No gracias, no caeré otra vez en tus trampas" Me crucé de brazos y cerré los ojos disgustada por mi flaqueza. Ella comenzó a reír haciendo que todo mi cuerpo se tensara.

"Aun así te dejaste llevar por tus impulsos y perder el control. Te gusto sentir el poder ¿a que sí?"

"Me da igual cuanto poder tengas, no permitiré que vuelvas a dañar a mis amigos"

"Pasará, querida, pasará. Volveré a salir, y esa vez será para siempre. En nuestro destino está escrito, pero eso ya sabrás cuando recuerdes. Juró que mataré a tus amiguitos, empezare primero por esa amiga tuya rosada, luego con Sonic y así, uno, por uno, irán muriendo por tus propias manos" Sus carcajadas se fundieron con el sonido del espejo a romperse con mi puño.

 Contuve las lágrimas de rabia mientras la sangre de mi mano de deslizaba hasta manchar el suelo. Fui a por el botiquín y me vende la mano, pero al regresar me encontré con otra sorpresa. A pesar de haber transcurrido un año desde que apareciera perturbando por primera vez mi sueño, no había olvidado aquella hada de alas cegadoras. Esta vez pude reconocer un poco de su rostro. Tenía una cara dulce y unos ojos muy curiosos. ¡El iris estaba constituido por diversos colores! Me quede tan embelesada en admirando el azul de los ojos, mezclado con el rojo fuego o el verde esperanza.

"Cristalice..." Su voz era tan dulce como recordaba. Parecía salida de los cuentos que me leían de niña. Pero de pronto su rostro se entristeció "Lo lamento, tu destino te aguardo un desdichado desenlace. Pero aun la historia no ha hecho más que empezar. Vengo a advertirte. El peligro que corres es muy grande. Las sombras van a por ti y la oscuridad a empezado a tomar demasiada fuerza en tu interior" Suspiro " Al menos tus padrastros lograron esconderte hasta el final, a pesar de que tomaran sus vidas..."

"¿Cómo que me escondieran? ¿Para qué y de quién?"

" De las sombras. La profecía esta cercana. Pero aun es pronto para desvelar demasiados secretos. Solo vengo a decirte tomes este amuleto " Es tendió su mano y al abrir el puño, me encontré con un colgante con el símbolo de un corazón partido en una lado negro y otro blanco. " Él te mantendrá oculta y a tu oscuridad retenida. Solo hay un problema, el amuleto no te permitirá usar tu poder en su totalidad. Aun así, ¡no te quites el colgante! ¡Oh tu vida correrá mucho peligro! Todo empieza ahora..."

"¡Eh, espera!"

 Pero la luz desapareció, dejando tras de sí la oscuridad. Pero aquel colgante hacía sentirme fuerte y débil. Me sentí por primera vez en meses...segura.

1 comentario:

  1. Agh!! Esa Alicia me sigue causando miedo y todo eso!!! XS No te dejes vencer por ella! D:
    ¬w¬ No me importa que la vida de Cris dependa de su amuleto...me lo imaginé tan bello que yo lo quiero!! *O* !! XD
    Magnífico capítulo, Cris! *w* !!

    ResponderEliminar