sábado, 22 de octubre de 2011

65. Confusa

La habitación estaba sumida en una total oscuridad y aunque no me viera sabía que llevaba puesto uno de mis camisones de tela. Me levante y camine hacía la puerta sin molestarme en encender una luz. La luz del día me cegó por unos instantes pero seguí mi camino por el pasillo hasta llegar a las escaleras. Miraba confundida mi casa y oliendo el aroma a café recién hecho. Camine descalza hasta la cocina y encontré a mis padres desayunando tan normales como cualquier día de verano.

"Buenos días, cielo" Me saludo mi madre con un beso y después me dio la espalda para recoger si taza de café con leche que aguardaba en el microondas. Yo no conteste. Solo miraba la sala y sus ocupantes como si fueran extraños para mí.

"Buenos días cariño, ¿dormiste bien?" Mi padre me dio otro beso en la frente y bebió un sorbo de su taza.  Tampoco conteste. Mis padres siguieron desayunando y yo permanecí allí de pie y sin mediar palabra. Red tampoco tardó en hacer su aparición. Llego a la puerta de la cocina tras haber saltado varios escalones y con cara de sueño saludo a todos y a mi se esforzó por sonreirme. Pero ninguno de los saludos fue contestado. Al contrario. Lo único que mi mente fue capaz de pensar y decir fue:

"¿Es esto un sueño? "

Nadie pareció escucharme, y siguieron desayunando como quien no quiere la cosa. Lo único que obtuve por respuesta (si acaso se puede considerar) fue: -¿Qué quieres para desayunar? Me negué a seguir ahí de pie pasmada y me apresure a huir a mi habitación. Subí los escalones a tropicones dejando a tras una sala donde las sonrisas fingidas se ausentaron ocupándolas miradas cargadas de preocupación que volaron de unos ojos a otros. Al llegar a mi cuarto corrí las cortinas y deje que la luz hiciera el resto. El destello de unos anillos pulseras capto mi atención. Tras pulseras idénticas reposaban sobre la mesilla de noche. Tome la que quedaba desemparejada, pero cuando mi mano la rozó...

-Cris...

La pulsera cayó de mi mano y golpeo con el suelo. Inmediatamente corrí con ojos asustados al espejo del armario y subí mi camisón azul con la "S" de Superman dejando mi pecho semi desnudo. ´Me sentí desfallecer cuando lo vi. Unas vendas cubrían mi tórax con especial cuidado. No ha sido un sueño... Traumada y temblando me vestí con torpeza tras ducharme. Al volver a bajar, (debía de tener hambre pero lo que había visto había hecho un nudo en el estomago) m con mirada ausente me encontré con mi hermano que actuaba con total normalidad, sin ser consciente de que sus ojos decían lo contrario. Me aguardaba apoyado con la espalda en la pared y me mió con una forzada sonrisa juguetona.

"Tienes visita. Te esperan en la puerta." Tras eso, giro sobre sus talones. Pensé en hacer lo propio y volver a ocultarme entre las cuatro paredes de mi habitación y dejar que aquel dolor de mi pecho siguiera extendiéndose y estrangulando mi garganta. Pero la curiosidad pudo conmigo y me dirigí a ver quién era el inoportuno visitante.

Abrí la puerta con molestia dispuesta a soltar un "Lo siento, no ando de humor" o simplemente "Pierdete". Pero la sorpresa me enmudeció al descubrir quién era el que aguardaba en la puerta.

"Buenas Cris, ¿qué tal descansaste? Espero que bien hoy nos espera un ajetreado día" Sonic sonreía con amplitud mientras que yo lo miraba con desagrado. Chasqueé la lengua y torcí el rostro.

"Sonic no ando de humor, ¿quieres?" Iba a cerrar la puerta cuando me vi a mitad de camino del porche.

"Anda no seas así Cris, lo ultimo que queremos es que caigas en un avujero de depresión y te hundas. Así que he decidido que hasta que no estés bien vas a pasar las tardes conmigo. ¡Y el día si hace falta!" Se podía apreciar dos puntos de vistas extremadamente diferentes. Mientras que Sonic resplandecía entusiasmo y felicidad, yo era la dama de la tristeza y el mal humor. Simplemente eramos como el día y la noche.

"Enserio Sonic, necesito estar sola. Hasta que me haga a la idea de que tendré que esperarle por un tiempo..." Me acaricie el brazo derecho con el izquierdo liberándome del arrastre. Sonic me miró confundido.

"¿A quién vas a tener que esperar?"

"A Shadow" Sonic se sorprendió de la respuesta y me miro con un poco de tristeza y ternura.

"Cris...Shadow está muerto" Yo me aparté y negué con la cabeza.

"¡No! Él solo está desaparecido. Pero volverá, ya verán. Cuando menos se lo esperen le devolveré su pulsera perdida" Sonreí con esperanzas y Sonic me miró molesto y volvió a acherme entender. Pero me negué a escucharle. Terminamos discutiendo por mi parte, ante todo sinceros. Sonic no me levantó la voz pero yo en cambio a él, sí. Sonic intentó calmarme sin resultados. Cuando las primeras lágrimas asomaron mis pupilas me enfrenté a Sonic con desprecio le dije a voz en grito:

"¡Idiota, mentiroso, no quiero volver a verte!" Sonic se quedó con ojos muy abiertos y no contesto nada más cuando yo me giré y corrí a ocultarme a mi cuarto. El único lugar en el mundo donde me podría sentir a salvo. A salvo de un mundo cruel que esperaba a devorar mi alma con sus crueles fauces. Me apoye en la puerta y mientras lloraba me repetía:

"Idiota...idiota...mentiroso...Sonic mentiroso...Él esta vivo y...y va a volver...Ya verán..."

Y así empecé a dejar que la tristeza me carcomiera en la oscuridad. Esperando una luz que jamás llegaría.

miércoles, 12 de octubre de 2011

64. Despertar

"Hasta siempre...Cristalice..."

La luz blanquecina fue deleitándose y con esfuerzo volví a recuperar mi vista. Cuando mire por la ventana vi que estábamos a salvo, otra vez en órbita.

"Lo lograron..." Dije con una pequeña sonrisa. Todos me oyeron y sonrieron con amplitud mientras se felicitaban. De pronto la puerta de la sala se abrió. Me giró con corazón en mano esperando verle. Sonic entro con cara seria. Antes de que Amy pudiese abalanzarse sobre él, yo ya estaba frente a Sonic con ojos vidriosos.

"¿Y Shadow?" Pregunte con voz ronca y una sonrisa. Sonic no me miró y cerró los ojos y extendió su mano cerrada hacía mi.

"Lo siento, Cris. Solo encontré esto de él..." Su mano se abrió y vi una de las pulseras que siempre llevaba Shadow en sus muñecas. La mano me temblaba mientras la sujetaba. La tome con ambas manos y me las lleve al corazón. Me fue imposible reprimir las lágrimas que cayeron sobre la pulsera. "Cris lo...¡!" No aguanté más y me abrace al erizo mientras dejaba toda las lágrimas salir. "Cris..." Esta vez lo dijo con tristeza y dulzura. Sentí como me abrazaba y me susurraba cosas al oído para hacerme dejar de llorar.

Amy miró las escena con fastidio. Pero, por una vez en su vida, se puso en el lugar del otro. Y se dio cuenta de que la situación hubiera sido al revés, ella sería que que abrazaría a Shadow mientras lloraba. Con  una sonrisa plagada de tristeza, ella y los demás observaron la escena. Tras llorar mares, me terminé quedando dormida sin soltar la pulsera.

"Dejamela, es hora de que vuelva a casa" Sonic asintió y cedió a Cris a su hermano mayor. Todos salieron en silencio y hablando a susurros diciendo cosas como : >>¿Creis que lo superara? -Dudo mucho, al parecer ella le quería y lo ha perdido, ahora hay que ayudarla a que no se hunda más...<<

Sonic fue el ultimo en abandonar la sala de las ventanas.  Echo un vistazo y dijo a la nada:

"Hasta siempre, Shadow the Hedgehog..." Tras eso siguió a sus amigas hasta la nave.

Amy cogía la mano de su amiga cuando vio a Sonic acercase.

"¿Cómo esta?" Fue lo único que dijo. La eriza cerró los ojos y suspiro

"Estable. Pero ahora mismo más que su condición física, lo peor es su situación sicológica. Dudo mucho que volvamos a verla sonreír en mucho tiempo" El erizo asintió conforme y planeo una cosa para intentar adelantar aquel acontecimiento.

*   *   *   *   *   *   *   *   *   *   *    *

Cuando desperté no creí donde estaba. Estaba en mi cuarto, en pijama. El reloj marcaba las 11:25. Miré confusa la oscura sala mientras una única pregunta retumbaba en mi mente: ¿Habría sido todo un sueño?  

jueves, 6 de octubre de 2011

63. Latido

Todos observaban con el alma en vilo, mientras la pelea espacial se desarrollaba. Miles de vidas estaban en las manos de Sonic y Shadow. Cada golpe parecía resultar en vano . Cuando en una mente de uno de los guerreros.

"Shadow...Shadow"

"¿María?"

"Shadow yo creo en ti, por favor salva a este planeta..." De pronto la voz cambio a una más reciente a la anterior "María estaría orgullosa de ti...Lo sé, porque o también lo estoy. Te quiero Shadow...¡Daría mi vida si fuera necesario!..." Cada imagen de sus recuerdos se plasmo en su mente. Las dos chicas que había querido, y ambas habían muerto por su culpa.

"Daría mi vida si fuera necesario..." Repitió en voz baja. Entonces una idea le vino a la mente "¡Faker!" Sonic estaba igual que él, creando energía con las manos para empujar a la estación. Ya las primeras llamas provocadas por el rozamiento atmosférico, se habían comenzado a crear.

*********************************************************************

Mientras tanto en la enorme sala. En medio de aquella experiencia, un palmo de vida asomo en un brazo.

"¿Eh?" Amy se sobresalto al parecer notar algo en sus manos

"¿Qué ocurre Amy?" Por contados minutos, sus amigos (a excepción de varios) se giraron a mirar que era lo que había sobresaltado a la eriza. La eriza solamente miró el cuerpo que sujetaba en sus brazos, sin vida...Sin vida. Se repitió la frase en su interior pero aquella sensación la volvió a notar.

"Tails... Cris...¿está muerta, no?" El pequeño zorro hizo una mueca de tristeza y luego la dulcifico un poco.

"Si Amy. Cris está muerta" Red hundió más la cabeza, si seguía oyendo aquella frase durante más tiempo, no tardaría en romper a llorar a su difunta hermana. Hasta que...,

"No puede ser..." Amy llevo sus dedos índice y corazón al cuello de la eriza y empezó a notar un débil pulso. ¡Pulso! No daba crédito a lo que sus manos sentían por lo que posó su oreja izquierda en el pecho de su amiga. Su agudizaba el oído se podía oír el bajo sonido de un corazón latir. Y cada segundo con más y más fuerza. "¡Tails, ven!" El zorro corrió e hizo lo que su amiga le dijo. Posó también su oreja y oyó aquella melodía mística "¿Lo oyes?" La reacción de Tails fue la misma que Amy. Lo único que salió de sus labios fue:

"No puedo creerlo..." Al instante, el sonido de una inspiración alarmo a ambos amigos. Aun con ojos cerrados Cris murmuro cosas sin sentido  movió la cabeza como quien sufre un mal sueño.

"¡ESTA VIVA!" El grito voló en la sala y todos se giraron cuando oyeron el nombre que proseguía a esa afirmación "¡CRISTALICE ESTA VIVA!" Las cabezas se giraron y ojos atónitos se posaron en el cuerpo que empezaba a moverse poco a poco. ...

La boca me sabía a sangre y me dolía mucho el pecho. ¿Qué me habría hecho aquella chica de las vendas? Seguro que nada bueno... Aun así, con pesadez fu´abriendo los ojos. Imágenes borrosas estaban frente a mi y voces lejanas. Pestañeé y las figuras borrosas se convirtieron en Tails y Amy. Lo que me hubiera querido gritar es <<¡Chicos! No puedo creerlo...¡Estoy VIVA! ¡¡VIVAAA!!>> Pero solo salió de mis labios:

"Mmm...Shadow..." Al instante recuperé el recuerdo de la advertencia de la chica de las vendas. Abrí los ojos con fuerza y me erguí pasando a quedarme sentada. El dolor que cabeza que me concedió este ímpetu vino acompañado de pinchazos en el pecho y en todo el cuerpo. Pero no había tiempo para ir quejandose. Si aquella chica tenía razón en la de traerme a la vida...¿qué le impedía tenerla también en lo de Shadow?

Nada.

Mis amigos me llamaban y palmeaban la espalda (Seguro que ese sería Knuckles), otros me abrazaban y todos me llamaban diciendo lo mismo <<¡Estas viva!>>, <<¡Gracias a Caos, es un milagro!>> o <<¡Menudo susto nos has metido!>>. Todos festejeaban mi "regreso" mientras que yo buscaba con ansiedad a Shadow y a Sonic. Nada. Ni rastro del pesado del pitufo azul (¿eso debería alegrarme o entristecer me? Ni lo sé), y tampoco del erizo serio de mechas rojas.

"¿Dónde está, Shadow?" Amy me miró con una sonrisa y me contestó:

"Están a fuera luchando contra el Biolizard. Ya verás como en nada están de vuelta" Pero el resultado no fue el esperado por parte de Rose.  Mi cara se desencajo de horror y las palabras de aquella chica sonaron en mi cabera, clavandose como cuchillas.

"No va ha volver...He de evitarlo..." Amy seguro que pensó que había perdido la cabeza, pero mismo me dio. Con torpeza conseguí levantarme y esquivar al gentío. Cuando llegué al ventanal me puse a aparearlo con todas mis fuerzas. "¡Shadow, Shadow no, por favor! ¡SHADOW!" Pero por más alto que gritara el nombre, era más que razonable que el erizo no me escuchara.

Afuera, Shadow llenó de energías renovadas por el recuerdo de Cris y María, se despojo de sus anillos que usaba de pulseras y dejo correr la energía por su cuerpo como un torrente de aguas salvajes.  Mientras gritaba bien fuerte.

"¡YO SOY SHADOW THE HEDGEHOG, Y NADA NI NADIE ME LO PODRÁ NEGAR!"

Lo siguiente sucedió muy deprisa. Ambos erizos concentraron en la palma de sus manos energía caos. Cuando la bola de energía amarilla tomo el tamaño adecuado y chisporroteaba el poder. Los erizos la dejaron salir toda mientras decía cada uno.

"Chaos..." Dijeron los dos en una tonalidad audible

"¡CONTROL!" El rayo de energía se enlazo y día de lleno en el blanco. Produciendo que un resplandor cerrara el campo de batalla y así extendiéndose hacía el ARK.

"¡Shadooow!" Seguí aporreando el cristal cuando la luz cegó todo.