viernes, 7 de diciembre de 2012

Nuevo blog y nuevas historias :D

Como ya anuncie en la anterior entrada, he creado u nuevo blog ( Fue muy emotivo volver a los royos del diseño, etc XD) en donde pondré historias completamente random XD
Admito peticiones de temas, etc .3. aun así yo escribiré las historias que se me ocurran X3

Espero que se dejen caer por allí :D

http://historiasrandomlol.blogspot.com.es/
_______________

Lo sé ando muy LENTA con las entradas ; ___ ; ahora mismo me pongo, anduve dos semanas de exámenes día si día también ; o < ...gomenasai u_u Pero pienso retomarlo ( Porque si no Javi me lincha XD)
Eso es todo.
Nos vemos :D

martes, 13 de noviembre de 2012

Leeme bitch >uO! muahaha

HOLA LOCOS Y LOCAS DEL MUNDO! :D

Para los que no se hayan percatado de mi vuelta a está página, enterense ESTOY DE VUELTA Y CON GUERRA QUE DAR >:3 Así que quiero ver sus comentarios en las entradas ¬¬ (Soy una jodida pesada lo sé, pero menos Javi y Aycii (gracias de corazón a ambos ; ^ ;) nadie comenta Dx Y aunque no lo parezca, yo siempre uiero tener en cuenta sus opiniones: si quieren más acción, si la historia se vuelve monótona  si necesita más romance, más.. algo. En serio, dejan su comentario y yo les agradezco.  

Aparte de para recordaros (por 100000.. vez) los comentarios, venía a hablarles sobre un proyecto que tengo en mente. últimamente se me están ocurriendo historias que no tienen nada que ver con la historia, muchas están terminando siendo olvidadas. Pero, tengo 2 que pienso llevar a cabo si o si. 
1º Historia- El tema no será un fanfic de Sonic y compañía  si no que será un fic crossover entre El Planeta del Tesoro y La Sirenita (ambas películas de Disney) La primera vez que vi sobre esta pareja fue gracias a mi amado You Tube (¿dónde sino ves estás cosas raras? XD) 

2º Historia- Está si será fanfic Sonic SOLO que los protagonistas serán Amy y Rob'o (Para los que no conozcan a Rob'o es un personaje de Archie pero no se preocupen, que yo pondré una descripción en el blog) La historia tiene lugar antes de que Amy, sin memoria, llegue a Green Hill y conozca a su querido Sonic ♥ (?). Las cosas pasarían en el país o mundo de sus orígenes, junto con Rob'o terminan embarcándose en una aventura que terminará con la perdida memoria de la eriza. Durante ese viaje habrá peligros, amor, misterio y comedia (me esforzaré en lo último XD) Si quieren saber más, el ambiente de la sociedad no sería ni Edad Media, ni Presente. Estaría ambientada en la sociedad que había durante las primeras Revoluciones Industriales (estilo Peter Pan en el cuento) 

Ambas historias y las siguientes, no tendrían un trama muy larga (30 capítulos máximo a no ser que la cosa se ponga interesante :3) Ambas historias las pienso empezar a borrador, si eso iré pensando el link y diseño de la página pero, necesito saber si pensáis que es una buena idea o cuál historia os llama más la atención (Para empezar primero con una u otra) En cuanto el blog esté listo para funcionar, colgare otro aviso en este blog y en dA para que puedan acceder. Acepto propuestas de temas de historias que os gustaría leer, es decir, propones un tema y yo hago una trama a raíz de la idea. Si no, yo haré las historias sobre lo que me de la gana XD

Eso es todo, Bye cuídense

Cristalice. 

viernes, 9 de noviembre de 2012

95. Robar de tus labios

 Hola a todos! ^^ ¿Cómo han estado? :3 Bueno aquí os traígo un nuevo capítulo. Aviso de que para facilitar los cambios de narrador, las zonas narradas por Amy la letra será rosa. Las de Cris seguirán siendo las blancas. Eso es todo espero que comenteis y dejeis vuestras opiniones, críticas construccitivas y demás (o sino Pedobear los visitará está noche >:D muahaha) Eso es todo, saludos

Cristalice
____________________________________________________________________

"¿Oye muñeca, nunca te dijeron que es peligroso ir sola por estos sitios? Hay mucho pervertido suelto" 

"¿Son..." Pero el nombre murió en mis labios. Aquel no era Sonic. Ni de lejos. Sus ojos amarillos eran de un tono tan fuerte que daban miedo. Dos púas de un color caoba apagado  le caían por mitad de la cara, las demás estaban tapadas por una capucha. "Qué quieres?" Su mirada no me insinuaba nada bueno. 


"Disfrutar y divertirme. Como siempre" Iba a echar a correr cuando...

*                                                    *                                                  *

Crucé el parque en dirección a la casa, apenas me quedaba ya cuando oí un grito. Era demasiado familiar. Sobresaltada me gire y la ví. 

"¿Amy? ¿Qué está haciendo aquí?" La eriza rosa se encontraba a un par de metros de mi posición. Alguién encapuchado estaba intentando sobarla en un banco. Amy golpeaba sin exito, el sujeto debía ser muy fuerte. En uno de sus manotazos aparto parte de la capucha dejando a la vista esas malditas púas. "¡Drake! Oh por Cao...¡Amy!" 

Aquello era lo último, mi amiga estaba siendo tocada por ese ser. Aprete los puños y forme dos dagas de hielo en bruto. Si no lo acuchillaba, lo heriría. Empecé a correr, sabía que llamar a alguno solo pondría la situación de Amy en algún aprieto.  Pero no era la única que iba a socorrerla. En sentido contrario, Sonic corría con cara de pocos amigos.  Sonic por lo que mas quieras... No grites

"¡Amy!"  Idiota

"¡Sonic, socorro!"  Como ya supuse, Drake al sentirse amenazado la hizó, apoyando su espalda en el pecho de este, con un brazo retorcido y otro golpeando el brazo que rodeaba su cuello, Amy luchaba por escapar. Pero la cosa se pusó más delicada...

"¡QUIETO O LA RAJO EL CUELLO!" El metal se sentía frio. Me costaba tragar y sabía que si no moría estrangulada, esa navaja me dibujaría un collar carmesí.Sonic se paró en seco analizando la situación. Aquel erizo lo había cabreado.

"¡SUELTAME!" Le dí un cabezazo en la naríz. Maldijo y apretó la hoja aun más contra mi cuello. "¡Ah!" Un hilo de sangre recorrió mi cuello. 

"Maldito hijo de..." 

"¡Te dije que no te movierás!" Señalo a sus pies y Sonic se detuvo. "Será mejor que te guardes las agallas, azulito. No querrás que la chica lo pase mal, ¿verdad?" Sollocé, me sentía agobiada.

"Sonic..." Sonic apartó la mirada del asaltante y pude ver la desesperación dibujada en sus ojos. Fue a abrir la boca pero el grito nos piyó a ambos por sorpresa.

"¡AHHH!"

Música para mis oídos. La sangre bajaba descontrolada por la pantorrilla de Drake. La daga que le había cablado en el muslo estaba manchada cuando la extraí. Dejando la herida abierta para  que la sangre saliese con fuerza. Por impulso, se llevo las manos a los lados de la herida, soltando a Amy. Ella no se quedo quieta y corrió a abrazar a Sonic. Sin embargo, podía sentir sus ojos verdes sobre mi nuca. Gracias a la capucha de mi chaqueta y a la bufanda, solo tenía que procurar no mirarles para que me viesen los ojos.

"¡MALDITO HIJO DE...Ug!" Hundí los nudillos en su estómago. En aquel momento podría haberlo matado, pero no era ninguna asesina. Así que me limité a dejarle agonizando en el suelo. "Me las paga..rás..." Procuré no mirarle aunque era lo que más deseaba. Mirarle a los ojos y susurrar le: Jodete, cabrón 

Tuve que contener la risa al verle alejarse corriendo, bueno, o algo similar. Con una mano intentaba taponarse la herida y arrastraba la pierna. Cuando desapareció, decidí salir corriendo antes de que me piyasen


"¿Quién sería? No pude agradecerle..." Ambos seguimos a mi rescatador o rescatadora con la mirada hasta que se perdió. "No me esperaba que está ciudad fuera tan peligrosa. ¿Y ahora a donde iremos?" Sonic no dejaba de mirar hacia donde aquella persona se había ido corriendo. Genial, para una vez que me hacía caso. "¡SONIC!"

"¿Eh? ¿Qué? ¿Amy estás bien?" Me reí al ver el susto que se había dado

"Vuelve a tierra Sonic the Hedgehog jajaja. Bueno, ¿vamos o no?" 

"C-claro"

*                                                           *                                                           *                                       

 " ¿Con qué te caíste ayer en el salón por la noche?" Lalo no se lo tragaba, y era lo normal. Mentir nunca había sido mi punto fuerte. "¿Y caiste sobre la mesa de café de cristal?"

"Si, bueno ya sabes lo torpe que soy. Iba a coger los auriculares que me había dejado en el sofá cuando tropecé con un cojín y caí sobre la mesita" 

"¿Y no pensaste que sería más fácil encender la luz?"

"Nah... Aunque ya aprendí la lección: nunca hay que dejar los cojines tirados" Sus ojos azules me miraban como si se esforzase en lograr leerme la mente. 

"Si..." Aunque lo que en realidad quisiera decir hubiera sido un: No me creo ni una palabra, Lalo no insistió. 

"Y...¿Qué tal con Reik?" Solo el oír su nombre hizo que la cara se le iluminase. 

"Si yo te contará..." Por el tono picarón y la forma de sonreír supuse que algo perverrtido se escondía tras eso. 

"Me parece que no creo querer saberlo..." Pero aun así eso no lo detuvo. Empezó a contarme con pelos y señales todos los detalles. TODOS. Era divertido ver la felicidad de los otros y más en Lalo. "Me parece que ya escuche bastante, en serio, te agradezco que me lo cuentes pero no hace falta ser TAN DETALLADO en lo que paso por la noche o_O..."

"Hoho así tomas nota para tu primera vez -guiño de ojo-"

Mi primera vez. Supongo que lo que pasó con Drake no valdrá como primera vez. Aun así, no tengo tiempo para eso. No hasta que logré librarme de Alicia y Drake. 

                  *                                            *                                              *

 Nos pusimos a caminar, yo agarrada de uno de sus fuertes brazos y él con las manos en los bolsillos de su chaqueta negra. A medida que pasaba el tiempo, ninguno hablaba y si lo hacíamos, era sobre detalles tontos o cosas que ocurrían a nuestro alrededor. 

"¡Achu!"

"¿Tienes frío?"

"N-no no te preocupes, estoy bien..." Me solté y tiré de mi chaqueta. 

"No seas boba, toma" Sonic se quito la chaqueta y la puso sobre mis hombros. Era muy calentita, a pesar de ser de cuero tenía un forro por dentro. Aunque lo que más me gustaba era que olía a él. Una fragancia fresca a pino y libertad. 

"Gracias" 

"No importa -frotándose la nariz mientras mira al cielo- ¿Te apetece tomarte algo calentito?" 

"¡Si, por favor!" Sin esperar, corrí a meterme en una cafetería. El calor me abrazo y pude sentir como tenía movilidad en las manos. 

"Vaya, me debes dinero" Sonic me miró y guiño un ojo

"¡¿Ehhhhhh?! ¿Por?" 

"Te recuerdo que lo de correr es lo mío, plagias. Tu eres la del martillo psicópata" Le saque la lengua y se empezó a reír. 

 "Bienvenidos a Starbucks, ¿Qué desean tomar?" Pedimos, yo un chocolate caliente y Sonic un capuchino. 

"Mmm rico" Me acomodé en el sillón y me apoyé en el hombro de Sonic. Me costaba creer que aquello fuera real. 

"No está mal, aunque prefiero antes un Chilidog"

"Sonic, tu SIEMPRE prefieres los chilidogs" 

"Como me conoces" Ambos nos echamos a reír."Ah... que bien se está así"

"*susurro* Si..." Apoyé más la cabeza para poder escuchar su corazón. 

"Mañana es el concurso..." El concurso. No pude evitar hacer una mueca de desagrado. "¿Qué pasa Amy? ¿Te sientes mal?"

"No, es sobre el concurso. Ya sabes...nunca cante en público y bueno..." La cara de Sonic era de chiste. No había entendido nada " Nunca he cantado en público y me da mucha vergüenza encima quedarme sola" 

"Lo harás genial. Ya verás " Me ruborice. 

"Esperemos... Sonic" 

"¿Si?" 

"Gracias por esta tarde, no saliste corriendo en ningún momento" Sonic rió nervioso y se rasco la nuca. Le dí un beso en la mejilla y ambos nos quedamos rojos como tomates. 

"¡Uy, mira que hora es! Se-será mejor que volvamos a casa" Salimos fuera, la noche era fresca pero Sonic volvió a arroparme con su abrigo

"Vas a terminar cogiendo alguna pulmonía"

"Mejor a que la cojas tú" Su sonrisa era tan bonita que me piyo por sorpresa cuando me cogió en brazos "¿No hace falta que te recuerde sujetarte, no?"

"Nahh tengo años de práctica a mi favor" 

Debería haberme congelado, pero sus brazos me proporcionaban todo el calor que necesitaba. No quería despedirme y terminar el día. Pero tendría que hacerlo.

"Bueno..." No nos miramos, ambos no sabíamos que hacer " ¿Hasta mañana?" 

"Buenas noches, Sonic" 

"Buenas noches, A...¡!" Me lancé sin pensármelo, juntando nuestros labios. Apenas fue un roce y luego me separé dejándole con la palabra en la boca. Ya dentro me tumbe en la cama sin creer lo que acababa de hacer Oh dios mio ¡Le he besado! Acaricie mis labios, disfrutando el momento. 

viernes, 2 de noviembre de 2012

94. Llegada a la ciudad

Me encontraba ante el espejo limpiándome las heridas del día de ayer. Lalo había salido a ver una peli con su novio, Reik un compañero de universidad, y pensé que podría dedicarme a leer un libro tranquilamente, tapada en el sofá con una manta. Pero no. Drake hizo su típica aparición. Yo me encontraba sentada cuando hoy como la puerta era abierta. Agarré una espada que adornaba una de las paredes y me preparé para atacar. La figura del erizo no tardo en aparecer.

"¿Qué maneras son esas de recibirme, preciosa? " Se quito la capucha y sacudió sus púas marrones mientras se desabrochaba la chaqueta.

"Está vez no, Drake. No voy a dejar que te diviertas" Drake sonrió y en un abrir de cerrar de ojos estaba frente a mí. Apenas pude reaccionar, estaba tan sorprendida que apenas me dí cuenta que me había lanzado a una pared. Agité la cabeza y blandí la espada hacía mi agresor.

"Uhh la gatita quiere jugar..." Con un movimiento rápido me libre de un puñetazo y pude hacerle un corte en la mejilla izquierda. Vi asqueada como saboreaba su propia sangre y como su cara se desfiguraba en una sonrisa. Aquello me puso la piel de gallina. "Pues juguemos"

Evite con torpeza patadas y puñetazos. Era muy rápido y fuerte. Paso atrás, esquivar, paso adelante, patada. Parecía una especie de danza ensañada. Cansada de protegerme pasé a contra-atacar. Apenas a veces lograba acertar, y podía sentir que poco tiempo me quedaba antes de que las sombras me lograsen enganchar. De una patada en la barbilla le tumbé. Fui a terminar con él cuando sentí como algo me agarraba de los hombros y me tiraba hacía atrás.

"¡No!" Hice fuerza hacía el frente. Aterrada contemplaba como la mirada fogosa de Drake era cada vez más demente

"¡ERES MÍA!" Sentí como mis rodillas empezaban a fallarme y el miedo y la angustia me impedían respirar. Busque desesperada una escapatoria, pero Drake empezaba a levantarse, él controlaba a las sombras desde el suelo. A pesar del sello que controlaba mis poderes en el colgante, la ansiedad pudo. Grite con fuerza, el erizo cayó de nuevo al suelo y las sombras se apartaron  Una esfera de hielo con picos afilados rodeo mi cuerpo. "¡Mierda!" Drake intento hacer que las sombras rompieran mi escudo, pero fue en vano. El intento acercarse pero una de las estalactitas de afilo hacía su corazón. Estaba atrapado, bajo mi merced.

" No soy tuya, bastardo. Ahora márchate de mi vista si no quieres que acabé con tu vida" Resignado el erizo se esfumo junto con sus desfiguradas sombras. Y menos mal que logré amedrentarlo, ya que el escudo no aguanto ni un minuto más tras haberse ido por la puerta. Recogí todo e intenté arreglar algunos desperfectos.

Allí frente al espejo, no podía borrar una sonrisa de triunfo de mi cara, abía logrado vencerle aquella vez. Aunque no niego que el miedo me persiguió las siguientes horas a su marcha. Lalo no contestaba al móvil y me temí lo peor. Por suerte, a eso de las once de la noche, logré contactar con él. Estaba en casa de Reik cenando y dijo que pasaría la noche allí. Pensaba en ir a buscarle a casa de su novio, por si acaso. Aun recuerdo la extrañeza de su voz al darme la dirección.

"Vive en la calle que está junto al Hotel Palace. El número 17, ¿Por qué lo dices?"

Ya vestida, tomé mi abrigo y salí a la calle. Nevaba, aquello me recordó a mi viejo hogar... No, no era tiempo de mirar hacía atrás y lamentarse. Era tiempo de mirar al frente, pisando fuerte con la cabeza bien alta. Tenía que ser fuerte.

*                                               *                                           *                                       *


La nieve caía lentamente afuera. A pesar de las capas de aceró, cables y tapizado, podía sentir en mis pies lo fría que era el ambiente afuera del Tornado X. Apenas había podido preparar una mochila para el viaje. Según dijo Tails, solo sería un viaje que comprendería dos días máximo. Aun así la idea no me seducía. Al parecer, el lugar al que nos dirijamos era una ciudad de mala muerte al oeste de Mobius. En dicha ciudad, un club realizaba un concurso de bandas cuya recompensa era una esmeralda amarilla resplandeciente.

Y para ser sincera, la idea de ponerme a cantar ante personas, no me seducía nada. Pero debíamos hacerlo. Sonic, Knuckles y Tails componían uno de los grupos. Yo me había quedado SOLA, ya que Rouge estaba en una misión de GUN y Cream era menor a la edad establecida para el concurso. Tails a pesar de tener solo un par de años más, había falsificado sus documentos dando a entender que tenía la edad justa para participar. Ya a la tarde estaba deshaciendo el poco equipaje que traía, solo dos maletas, perfecto para dos días n_n! (Escritora: WTF? O___OUu!?)  Cream hacía un rato que había salido con Tails a hacer turismo, así que no tenía ni idea de que hacer. Me tumbé y miré la pared cuando oí a alguien llamar a la puerta.

"Voy, voy. Vaya... hola, no te esperaba" Intente colocarme un poco las púas, pero Sonic pareció no importarle mi aspecto.

"Bueno, teniendo que solo hace una hora que no nos vemos" Risa incomoda. El se rascó nervioso la cabeza y lo me miré las puntas como su fuese lo más interesante en el mundo. "Pensaba..."

"¿Si?"

"Bueno, ya sabes, es una ciudad nueva... ¿Te apetecería salir a dar una vuelta...conmigo?"

"¡Claro!" Cuando nos miramos fue apenas unos segundos antes de que el rubor nos acalorara las mejillas.

"Bueno... te espero en media hora en el parque que está en frente de la puerta, ¿ok?"

"Ok, hasta ahora"

"Hasta ahora" Cerré y me apoyé en la puerta. Sonic me acababa de pedir salir... juntos... "Oh my god....¡Kyaa es el mejor día de mi vida!" Salté a la cama y empecé a abrazar la almohada mientras reía feliz.

Cuando logré serenarme me puse en pie, me hice con un vestido blanco que tenía una banda negra en la cintura y adornos negros en las mangas. Unos tacones negros de poca altura, medias transparentes, un poco de rimes y brillo de labios y lista. Me ondulé el pelo y el flequillo para darle volumen, sonreí satisfecha con mi reflejo y me enganche una chaqueta negra. El parque era un lugar amplio, al fondo podía verde unos columpios donde niños jugaban y los padres charlaban sentados en los bancos. También había grupos de chavales sentados o bien en el césped o apelotonados en un solo banco. Como no logré ver a Sonic decidí esperar sentada. Pasaban los minutos y no aparecía. ¿A lo mejor me esta esperando en otra zona del parque? No, la puerta se ve desde aquí. No debe andar lejos. Seguro que Knuckles le estará molestando por eso tardará. 

"¿Oye muñeca, nunca te dijeron que es peligroso ir sola por estos sitios? Hay mucho pervertido suelto"

viernes, 28 de septiembre de 2012

93. Luz y pasados

Comenzó como un lejano pitido, hasta que se fue haciendo más alto y fuerte. Una luz brillaba perdida en aquella espesa oscuridad. Estiro receloso la mano hacía ella. Al tocarla, el color volvió a ella, el negro de su piel se volvió más vivo. Sus ojos brillaron por un instante y entendió el mensaje. Se fundió en aquella luz. Sus ojos azules se volvieron tan claros como el cielo, ahora era una estrella. Resplandecía y se sentía bien.
La luz empezó a llenarse de cuadrados, hasta que se dio cuenta de qué eso era un techo. Miró a su alrededor, el pitido provenía de un aparato donde se dibujaba una raya con picos.

No recordaba como había llegado a ese lugar, ni siquiera de su nombre. Entonces vio el sobre blanco a su derecha. Empezó a leer las frases confundido.

<Querido Ángel;

Posiblemente cuando lees está carta no recuerdes nada, en parte así lo espero. Mereces ser feliz y sé que si recordases sobre mí, hubieses seguido tan tozudo en ayudarme. Y mira lo que conseguiste por hacerlo. Terminar en un hospital, en coma y sin recuerdos. Te dejo una tarjeta en el sobre, ese es el número de un compañero amigo tuyo. Tocáis juntos en una banda, él te ayudará con tu falta de recuerdos.

Ojalá seas feliz, espero que algún día volvamos a encontrarnos. Siempre me has salvado, aunque apenas nos conociésemos, y creo que llegaste a ser algo importante en mi vida sin que me diese cuenta. Cuídate mucho Ángel.
                                                                                                        Cristalice   >>

"Cristalice..." Apoyo la cabeza en la cómoda y perdió la vista por la ventana. Forzando su mente en recordar la mínima cosa sobre aquella misteriosa chica.  Miró el numero de la tarjeta, algo le decía que tenía que encontrar a esa chica pronto. O sino algo malo la pasaría.

*                                                  *                                                 *                                         *

Recibí la carta de Amy dos semanas después de mi salida del hospital. Leí su contenido y me esforcé en mandarle una vaga y desganada respuesta. Llevaba desde que mis heridas sanaron, yendo al hospital a pasar mis ratos libres con Ángel. Esperando un día llegar y oír que estaba despierto, y poder irme tranquila.

Pero el día anterior había sido diferente. Llegue y me quite la chaqueta mientras caminaba por los pasillos. Estuve allí una hora sin hacer nada más que tararearle canciones y tomarlo de la mano.
Tras eso, salí para llegar a tiempo a mi turno en la librería. Pero algo paso durante el regreso. Drake y yo nos cruzamos en medio de la calle. Como acto reflejo, retrocedí e intente evadirlo, pero el erizo estaba interesado en encontrarnos.

" Que bueno ver que ya no pareces una muerta viviente. En serio, preciosa, las vendas no te quedan nada sexy"

"Aléjate de mí o te denunció por todo lo que me hiciste" Ahora que podía moverme sin molestares, no me importaría dejarme caer por el cuartel de policía.

"Sabes que no lo harás" Su voz sonaba burlona.

"¿Qué te hace pensar eso?" Intente ignorarlo y seguir pero me agarro cada brazo y siseo en mi oído

"Porque no quieres que a el resto de tus amiguitos les pasé lo que le paso a Ángel"  Mis pupilas se dilataron del miedo.

"¿Qué sabes tu de eso?"

"Se que yo me encargue de trucarle a ese imbécil el coche. Nadie puede tocar con mis juguetes, menos yo"

"¿Tú.... ¡ Maldito enfermo!" Lo golpeé y el me tomo del bazo y me llevo a una calle donde no nos vieran.

"Escucha bonita, no me obligues a bajarte esos humos. Eh eh eh, no quieres tener que visitar más salas del hospital ¿verdad?" No conteste, lo mire con odio y le escupí. El me soltó y yo eche a correr lejos "Es tan juguetona"

Llegué a la librería y me escondí tras el mostrador. Intentando regular mis pulsaciones. Respire hondo y me hice a la idea. Estaba sola en esto y cualquiera que intentase ayudarme podría pagarlo caro. Todo por esa estúpida obsesión de ese enfermo.

*                                            *                                           *                                                   *

"¿Ya empezamos con la recogida de esmeraldas? -_-Uu"

"Yep" Tails apenas me escuchaba. Estaba retocando por millonésima vez el Tornado. Yo jugaba a lanzar la llave inglesa al aire y atraparla. "Según Sonic, Eggman se las pasa muy entretenido en su base 'secreta'. Sospechamos que el viejo gordo tiene algo entre manos"

"¿Eso es algo obvio no? A ver, siempre esta diseñando maneras de destruir a Sonic y conquistar Mobius. Yo creo que es algo obvio que panea algo e___eUu" Tails me miró irónico y fingiendo estar enfadado me tiro el pañuelo lleno de grasa seca a la cara. "¡EY!"

"¡Haha chúpate esa, listilla!"

"¿Con qué esas tenemos? ¡Toma!" Le lance el cojin sobre el que estaba sentada

A pesar de que Tails se estaba convirtiendo en un joven muy guapo, para mi seguía siendo como niño pequeño. Y no era la única. Para Sonic era su pequeño hermanito, y Knuckles igual solo que el equidna era más rudo y reservado. Nos lanzamos cosas hasta que entro Sonic y Knuckles. Ambos tuvimos la misma mala idea.

"¡BOMBARDEO!" Tomamos todos los cojines y se los lanzamos a ambos. Estos intentaban devolver el golpe, pero en cuanto agarraban un cojín, otro les daba en la cara. Cuando nos quedamos sin cojines, decidimos tomar la táctica evasiva de la gacela.

"¡Corran por sus vidas! Dx!!" Y eso hicimos. Pero tampoco fue sencillo. Ambos eran muy rápidos y en poco nos alcanzaron.

"¡Os vais a enterar, enanos!"

"¡Calla viejo, que te salen las arrugas!" Sonic y Tails estallaron en carcajadas con mi comentario. Knuckles empezó a hacerme cosquillas. Terminamos los cuatro por el suelo. Riéndonos y recuperando el aliento. "Echaba de menos estos momentos"

"Yo también, últimamente nos divertimos poco" Sonic me miró y sonrió. Yo me sonroje un pelín y aparte la mirada

"El original Sonic Team, como en los viejos tiempos "

"Si... Por aquel entonces Amy no sabía mezclar los colores de la ropa..."

"¡Sonic!" Todos se rieron y yo también. Estuvimos recordando viejas anécdotas de nuestras primeras aventuras. El sol se puso, pero no nos movimos. Seguimos contando las historias y bromeando, tumbados en el suelo. Bajo las estrellas, cubiertos con el calor del hangar con techo de crital.

jueves, 27 de septiembre de 2012

92. Encuentros

Cuando logré llegar al barrió, una manto de agua emborronaba las calles. A pesar del frío que sentía, me paré bajo la lluvia. Miré al cielo, oscuro y difuso, tal y como me sentía. Entonces recordé la letra de una canción. Antes no la entendía bien lo que quería decir. Pero todo se puede aprender. Entonces a medida que avanzaba, iba susurrando el estribillo.

"So stand in the rain...stand your ground... stand up when is all crashing down...Stand through the pain, you won't drown... And one day what lost can be found... You stand in the rain..." (Traducción: Aguanta bajo la lluvia...mantente firme... Resiste cuando todo se venga abajo... Aguanta el dolor, no te ahogarás... Y un día encontrarás lo que perdiste...Aguanta bajo la lluvia...)

Estaba ya frente a la puerta, chorreando agua de pies a cabeza. Notaba como ambos camisones estaban pegados a mi piel. Eso hacía que me doliesen los moratones. Me lleve la mano al camisón buscando las llaves. Al abrir la puerta me vino el olor a café recién hecho. Comprobé la hora, las 5:00 de la mañana. Ni siquiera Lalo era tan madrugador. Pase por el salón en dirección en mi cuarto cuando les vi. La banda entera estaban sentados en los dos sofás. Hector (nuestro batería) daba ligeras cabezadas con cuidado de no clavar a nadie sus largos  afilados cuernos. Ash y Mina estaban dormidos en un sofá apoyando sus cabezas el uno en el otro. Los únicos despiertos eran Lalo y Scarlet. Cuando oyeron mis pasos, se pusieron en pie.

"¡Rose!" Su cara reflejaba el alivio y el miedo por mi mal estado.

 Scarlet sin dar tiempo a que Lalo y los demás espabilasen, me llevo a mi cuarto. Me ayudo a quitarme la ropa y cambiarme, teniendo espacial cuidado con no rozarme el brazo derecho y la mitad de mi cuerpo. Llevaba una camiseta de manga larga que me valía de vestido. Era muy gruesa por lo que me permitió entrar algo en calor. Me deje poner la toalla en el pelo. Scarlet comprobó de arriba a abajo y luego me llevo al salón con los demás. Una vez allí todos parecían estar, más o menos, conscientes. Hector me miraba con sus ojos negros, capaz de encoger de miedo a cualquiera. A cualquiera, que desconociese de su gran corazón.

"¿Quién te ha echo esto, pequeñaja?" Su mirada se enfrío. Pero no se me erizo ni un solo pelo.

"Yo... Ángel, él me..."

"¡Maldito zorro! ¡Cuando lo agarré le arrancaré la cola y..." Scarlet ya lanzaba amenazas sin ni siquiera dejarme explicar.

"¡SCARLET!" Ella me miro sorprendida. Nunca la había gritado así " ¡Él no fue!"

"Entonces...¿ qué te paso, cielo?" Mina se agarraba con fuerza a la mano de Ash. Ambos tenían sus ojos sobre mí.

"Vino a casa a disculparse por una discusión que tuvimos, luego tomamos el coche y... Los frenos no funcionaban... Él me sacó del coche, pero él..." Trague saliva pero el nudo seguía " Él se estrello contra el árbol...Por suerte logramos llegar al hospital..."

"¿Entonces Ángel está bien?" Hector me miraba afligido por el relato. Hice un esfuerzo por mantenerme fuerte, pero esa pregunta fue como si me disparasen en la sien. No me controlé y caí al suelo llorando. Hector me saco en brazos, me sentía como una infante a su lado. Me metió dentro de la cama y me arropo.

"No te preocupes Ro, todo se arreglará. Ahora debes dormir, necesitas descansar" El toro abandonó el cuarto con sigilo, y me quede a oscuras. Me hice un ovillo e intente descansar. Pero los recuerdos me acosaban. Finalmente logré dejar la mente en blanco, soñando que flotaba en una nada, donde nada me podía dañar.

*                                     *                                  *                                        *

Paseaba por la playa, sola, perdida en mis pensamientos. Las cosas habían mejorado bastante desde nuestro regreso. Los arboles, antes muertos, ahora ofrecían una gama de naranjas y maderas fuertes. El invierno se acercaba, pero apenas llevaba una falda corta blanca y una sudadera color melocotón.
Tails ya había vuelto a recuperar su espiritu, Sonic también había dejado de rehuir a todo el mundo. Rouge seguía trabajando en GUN y había logrado introducir a Shadow en su grupo. Ahora ellos dos y E- 123 Omega formaban un extraño equipo al servicio de GUN. El erizo bicolor seguía sin recordar la aventura que nos hizo vivir. Knuckles seguía pasando las horas durmi- digo, "guardando" la Master Esmerald (no se lo cree ni él XDu), Cream se estaba convirtiendo poco a poco en toda una jovencita.

Yo por mi parte, no tenía de que quejarme. Al fin había logrado conseguir tiempo a solas con Sonic. Él y yo solíamos pasear juntos por las calles o sino, él me llevaba a lugares inexplorados de las montañas. Ese día él tenía que solucionar unas cosas con Tails, por lo que me fuí yo sola. Llevaba el sobre en la mano libre. Me lo había llevado para completarla. Llevaba varias semanas sin tener noticias de Cris, y empezaba a preocuparme. En las últimas cartas,( la de felicitación por nuestro dieciseisavo cumpleaños) parecía que algo la hacía estar triste, pero no contestaba cuando le preguntaba. Finalmente me senté en una roca. Y empecé a escribir.

< Querida Cris;
Llevo semanas sin recibir cartas tuyas. Espero que a esta me contestes. Desde nuestro cumpleaños no sé nada de ti. Ni siquiera si te gusto mi regalo. El tuyo en cambio lo llevo siempre encima. Es precioso, ojalá un día podamos vernos para agradecértelo. Te escribo desde la playa, el ocaso se ve precioso desde aquí. Hoy Sonic estaba ocupado junto con Tails, así que salí a dar una vuelta sola. Los demás están todos mucho mejor desde la última carta. Deberías ver a Cream, su pelo corto lo ha dejado crecer hasta llegarle a los hombros. Se está volviendo toda una señorita. Ojalá tu respuesta llegué pronto. ¡Cuídate mucho amiga!
Besos, te quiere
                                                                                      Amy Rose~ >>

Cerré el sobre y me lo guarde en el bolsillo de la sudadera. Al instante sentí una presencia detrás mía. Agarré con rapidez una piedra más o menos grande y me giré.

"Tranquila...Soy yo" El erizo de mirada seria estaba de cuclillas frente a mí " ¿Qué haces tú aquí tan sola? ¿Cómo es que no estás con el faker ese?"

"Me asustaste... Pues lo que me da la gana, ¿no crees? Además, no siempre estoy detrás de Sonic. Ya tengo 16 años, no soy una cría" Me cruce de brazos y le aparte la mirada. Shadow pareció soltar una risa ahogada.

"¿Segura? Que yo sepa, no tardas en saltar a sus brazos cada vez que lo ves..."

"¡Bueno ya está bien! ¡ Ocúpate de tus asuntos que yo me ocuparé de los míos!" Shadow tenía una pequeña sonrisa para molestarme más. Se puso en píe y me miró serio.

"Tranquila rosada, no te creas que pasar el rato contigo es mi propósito del día" Al fin se marcho. Su estela al correr se fue difuminando hasta perderse. Lo aborrecía. No me gustaba ese erizo. Por su culpa Cris había cambiado y se había alejado de nosotros. No sería justo, pero eso era lo que pensaba.

"Ella cambió... desde que se conocieron...Shadow la cambio, y la separo de nosotros" Miré los últimos rayos de sol, me calcé y me encaminé de vuelta a casa. Envié la carta y recé a las estrellas para poder encontrarme con ella otra vez.
______________________________________________________________

Hola mis queridos lectores! >u<! Siento demorarme entre entrada y entrada, pero es qué este año cambiaron las tornas: antes apenas usaba dA y ahora tengo mi cuenta con más de 3 dibujos >o<! Y tengo más dibujos en proceso >o<!!  Además tengo el colegio, que lo bueno es que las tardes que me queda rato libre las dedico casi siempre a escribir (ya que con el dibujo prefiero hacerlos los fines de semana) Así que gomene u__ù''', y no se olviden de comentar. Qué menos Aycii ya nadie comenta D:! Aun así gracias amiga, tus comentarios me animan un montón ^u^! Bueno nada más que decir, ya publicaré este finde la continuación!
Un beso y un saludo n__n

domingo, 23 de septiembre de 2012

91. Sueño profundo

Cuando pude volver a sentir, estaba sobre un suelo frío y liso. Oí unos cuantos gritos ahogados antes de abrir los ojos. Habíamos aparecido en medio de la puerta de urgencias. Respiré agotada y miré a las enfermeras. Apenas sentía ya su corazón y no respiraba.

"A-ayuda..." No me respondían las piernas. Las enfermeras gritarón cosas que no entendí.

Se llevaron a Ángel en una camilla. Una enfermera le había puesto una mascara de oxígeno. Aunque quería acompañarles, me derrumbe nada más dar el primer paso. Estaba aturdida y exhausta. Un par de enfermeras me intentaron levantar, sus voces sonaban distorsionadas y lejanas, pero por sus caras parecían que yo también necesitaba atención médica. Al principio me resistí, pero me llevaron a regañadientes.
Cuando me tumbaron en la camilla, aproveche que las enfermeras me daban la espalda para llevarme la mano al bolsillo, cuando lo tenía en la mano me lo lleve al cuello para ponérmelo. El brazo derecho me dolía horrores, pero prefería sufrir ese dolor a "otro tipo" de dolor.

No sé cuanto tiempo pasé en aquella camilla. Las enfermeras me limpiaron y vendaron las heridas. En cuanto estuve lista, me quise ir a ver a Ángel. Necesitaba saber que el estaba bien. Pero las enfermeras me volvieron a tumbar. Forcejeé pero note como una de ellas me pinchaba algo en la vena. La medicina me sedo y caí rendida, más por el cansancio.


Caminaba por el pasillo apoyándome en las paredes. Tenía que encontrar su habitación. Saber que estaba vivo y a salvo. Tras vagar por un pasillo desierto dí con un doctor.

"El zorro negro..." Miró al cielo pensativo y comprobó un cuadernillo "Si, llego anoche. Paro respiratorio, múltiples contusiones, extremidad y dos costillas rotas" Por la tranquilidad de su voz, parecía algo relativamente controlado.

"Entonces, ¿está vivo?" Pregunte esperanzada. El lince me miró,  ojeó la hoja y se le cambio la cara.

"¿Usted es familiar suyo?" Me miro de arriba a abajo. Supongo que mi mal aspecto (un brazo y casi medio cuerpo vendado, moratones, etc...) no parecía convencerlo. Aun así, yo parecía haber sido la única preocupada. "No lo voy a mentir señorita, está mal. Muy mal. Cuando llego aquí estaba más muerto que vivo, hicimos lo que pudimos. Pero..." Parecía que a él, hablar, fuera más doloroso que echar sal en una herida. "Mejor sigame. Siempre dicen que una imagen vale más que mil palabras"

Y tanto que si valía. Cuando la puerta se abrió, pude notar el olor a cerrado y el pitido de las pulsaciones. Las persianas estaban echadas, aun así, una lampara de mesilla alumbraba a Ángel. O lo que quedaba de él. Tenía vías en cada brazo. Unas para suministro de sangre, otra para el suero y otra para el alimento. Como si no fuese suficiente, llevaba una de esas horribles mascarás transparentes, lo que hacía que siguiese respirando. El pulsimetro sonaba estable. Aun así, mi cuerpo se tambaleo. Aquella imagen era aun peor que lo que me ocurrió horas antes. ¿Horas? Ahora parecía todo muy lejano.

"Está en coma, es posible que si vuelve en si, su memoria podría estar dañada o meramente olvidarse de todo. Lo lamento"

Cuando el doctor me dejo allí, me senté junto a su cama a tomarlo de la mano. Vi una pequeña cómoda en la sala. Abrí los cajones y encontré algunas hojas olvidadas. Entonces se me vino una idea  ala mente. Salí al pasillo en busca de alguna enfermera. Luego regrese a la habitación con el boli prestado. Mire nuevamente a Ángel y empece a escribir. Cuando termine, doble el papel y lo deje en la mesilla de noche junto a él. Lo miré y sentí una puñalada. Yo era la causante de tanto sufrimiento. Otra vez. Primero Sonic. Y ahora, Ángel, solo que esta vez fue de manera indirecta.

"Idiota. Si no me hubieses ayudado... Ahora estarías bien, tocando la guitarra y ligando a todas las chicas. Lo siento, ojalá cuando despiertes me hayas olvidado. Ojalá empieces de nuevo y la vida te sonría.  Aun te debo aquella cita, pero me temo..." Mi voz sonaba ronca por las lágrimas. Aparte la mirada pero hice un esfuerzo enorme por ver su cara. Imaginando sus ojos azules fijados en mi. Tan brillantes, que el echo de no verlos, me hacía sentir más la penumbra. "Me temo que no podrá ser. Siempre me has ayudado. Apareciste en mi vida varias veces, y aun así nunca llegue a pasar más de un día a tu lado. ¿Curioso no? Y ahora...Ahora no podremos volver a estar juntos. Sabes... odio despedirme, pero se cuando es lo mejor. Has sido un gran apoyo y siempre estabas ahí, aunque yo no te lo pidiese. Por eso...Gracias" Besé su frente, majándolo un poco. "Hasta siempre, Ángel"

Salí de la sala sin molestarme por quién me viese llorar. Fui a la habitación en la que estaba mi ropa, me puse el camisón sobre el del hospital y luego me tape con la bata. Me aleje de allí. Viendo cada corto momento que pase con el zorro negro. La fiesta de la playa, el comunicador, la librería, el concurso, la pradera... Todos en los que apenas habíamos intercambiado una mirada y tontas charlas. Y cada paso que daba, alejaba el peligro de él. Le alejaba de mi.

domingo, 9 de septiembre de 2012

90. Accidente

Estaba tirada en el suelo, con el cuerpo lleno de magulladuras y heridas. Todas y cada unas causadas por Drake. Y bajo mi cintura, un pequeño charco de sangre. Él se había marchado hace un rato, pero aun así no podía quitarme el miedo del cuerpo. Me aferré al inodoro y me apoye sobre la tapa a llorar.

Deberían haber pasado algunas horas desde que Lalo se marchó, y ya se podía apreciar las primeras y apagadas estrellas de la ciudad. Me quedé donde estaba, tenía el cuerpo dolorido con lo que no hubiese podido aguantar mucho en pie aunque quisiera. Entonces oí la puerta de entrada, Lalo debía de haber llegado. No quería que me encontrará en esté estado.

"¡¿Cristalice?!" Esa voz... Mis oídos debieron de jugarme una mala pasada. Pero no, allí estaba. A zanccadas oí que miraba de puerta en puerta hasta que entro en donde estaba. El horror y la confusión de Ángel me extraño. "¡Oh dios mio Cris! ¿¡Qué ha ocurrido?!" Tomó una de las batas, y ni se preocupo por mi desnudez.  (en otras circunstancias, lo hubiese golpeado y echado por pervertido)

"¿Q-Que haces..aquí?" Mi voz sonaba apagada y áspera por las lágrimas. Él me arropó y me ayudo a meterme los brazos por las mangas.

"Caminaba hacía tu casapara disculparme por lo del otro día, cuando vi que Drake salía del edificio. Pensé muchas cosas pero...esto...Es demasiado, nunca pensé que podría caer tan bajo" Me ató el cinturón pero en cuanto fue  atocarme, me aparte. "Tranquila, no voy a hacerte nada, debemos llevarte a urgencias, ¿crees que puedes caminar?" Me pusé en pié pero las piernas me flaquerón y si no llega a ser por sus brazos, me hubiese desmoronado.

Me dejé cargar en brazos hasta el coche. Me tubo que tapar con su chaqueta porque el coche estaba unas calles más abajo, ya que ni el pijama que me había puesto, ni la bata, me tapaban mucho del fresco. Ni siquiera me moleste en preguntarle como había logrado entrar en el apartamento. Ya en el coche, yo solo miraba al vació. Las imágenes de las últimas horas pasaron por mi mente. Parecía más una película que una experiencia.Tomamos un atajo por el bosque, al parecer el hospital estaba en las periferias de la ciudad. Circulábamos entre los pinos, todo estaba muy oscuro. Miré a Ángel, estaba muy tenso. Yo había logrado calmarme un poco y parecía que el dolor había menguado. Entonces note como  la velocidad aumentaba. Los pinos se volvieron borrones y apenas me daba tiempo a ver las estrellas.

"Ángel, baja la velocidad. Vamos demasiado rápido" Pero la velocidad seguía igual, incluso más cada minuto que pasaba. "Ángel..." Lo tome de la mano que tenía sobre la palanca de cambios. Este parecio reaccionar y me miró con ojos lastimeros.

"Yo..." Su voz sonaba grave. Muy distinta a su tono alegre y seductor de siempre.

"Baja la velocidad...Por favor" Este me miro y bajo la cabeza. Piso el freno, pero la velocidad se mantuvo.

"Oh no..."

"¿Qué pasa?"

"Los frenos... los han manipulado"

"Oh no, ¿qué haremos? ¡Sin frenos no podemos parar!" Ángel miro al frente y luego a mi, como si debatiese algo.

"Escucha Cris, vamos a salir de está te lo juró. Confía en mi" Me dio un apretón en la mano, antes de pegar un brusco volantazo. El coche salió de la carretera. Pude distinguir un tronco al que nos dirigíamos. Note algo  humedo en mis piernas, cuando baje la vista vi como una bolsa de agua empezaba a recubrirme el cuerpo.

"¡ÁNGEL!" Estiré mi brazo, pero Ángel tenía una mano extendida. ¡Él estaba controlando el agua!

"Adios Julieta" Empujo la bola de agua ,conmigo dentro, fuera del coche. El me sonreía con tristeza mientras yo gritaba llenando mis pulmones de agua. Vi como el coche se estrellaba contra el árbol. La burbuja debió de golpearse con algo, porque noté un dolor en la cabeza y todo se volvió negro.


Cuando abrí los ojos no habría ni transcurrido media hora. Miré mi cuerpo, algo mojado, tenía una herida abierta en la frente, las piernas algo raspadas y una piedra se había incrustado en mi brazo derecho. Genial como si no tuviese bastante con los moratones y magulladuras. Al parecer la bola de Ángel me había salvado la vida, pero no había quitado el golpe cuando exploto. Ángel...

"¡Ángel!" Abrí los ojos y vi el coche. No ardía, pero todo el morro delantero estaba aplastado.  Al menos las piernas, torpemente, funcionaban. Por lo que corrí hasta el coche, pero en la cabina del conductor no había nadie. El parabrisas estaba roto, por lo que Ángel debería haber salido volando a pesar del cinturón. "¡Ángel, dime algo! ¡Ángel!" Un gemido se oyó unos metros más alante. Eche a correr hasta el sonido.

"Oh dios mio... Ángel" El cuerpo del zorro estaba extendido en el suelo. Pero solo podía mirar a la sangre, al charco que cada vez se hacía más grande. "¡Ángel por favor responde!" Cogí su torso y le apoye la cabeza en mi regazo. "¡ÁNGEL!"  Sus parpados se movieron y abrió un poco los ojos.

"Hola princesa" Su voz estaba muy débil, no quería pensar que podría pasar si no lo llevaba pronto a un hospital

"Aguanta despierto Ángel, voy..voy a llamar a una ambulancia ¿si? Tu mantén los ojos abiertos" El zorro sonrió y con pesadez levanto una mano y seco una lágrima de mi mejilla. Sorbe con la nariz y me llevé la mano al bolsillo. Ya no recordaba que solo llevaba un pijama y la bata. "Oh no... mi móvil..."

"Te dejaría el mio pero..." Del bolsillo se saco el móvil echo añicos "Me parece que lo aplaste " Ser río, pero sonó más como el gemido de un animal herido. En esa situación, ¿aun tenia energía para bromear?

"Ángel por favor, no...no me dejes sola... Todo esto es por mi culpa, si no me hubieses ayudado ahora estarías bien..." No pude detener las lágrimas.

"¿Y dejar que ese cerdo te volviese a hacer eso? ¡Prefiero morir mil veces, ha que eso suceda y quedarme de brazos cruzados!" Me ruborice cuando dijo eso pero aun así, sentí miedo.

"T-tu no te vas a morir ¿me oyes?" Miré desesperada alguna forma de llegar al hospital. La carretera estaba desierta, y no había una sola cabina. Solo bosque, bosque y...más bosque. " ¡AYUDA! ¡HAY UN HERIDO, POR FAVOR, NECESITA ATENCIÓN MÉDICA!" Grite a la noche, con la respuesta de algún que otro aullido y el sonido de aves que salían espantadas.

"Cris... sien-siento lo del otro día...No debí gritarte..."Apenas me miraba, sus ojos empezaban a perder brillo.

"N-no tiene importancia, ahora lo que importa es salir de esta, juntos ¿vale?" Apenas se me podía entender entre sollozos. Vi como su mano empezaba a perder fuerza "No... Ángel, aguanta... yo..." Entonces grite. Rabia, tristeza, ira, frustración, miedo. Los deje salir. Cuando volví en mi, parecía haber aclarado un poco las ideas  Entonces le recordé, aquellas clases suyas. Como era... "Chaos...control..." Murmure sin que apenas me oyese yo misma.

"Cris..." Ángel me tomó la mano. Perfecto. "Si no salgo de esta, cosa que es posible, quiero que sepas que yo...te..." Se apagó, su voz. Asustada le tome el pulso, muy debil, debía de hacerlo ya.

"¡Chaos Control!" Ni una chispita. El corazon me bombeaba tan fuerte, que llegue  apensar que terminaría explotando. El segundero iba en mi contra. Probe varias veces, pero no funciono. Entonces recordé el colgante "Solo por unos momentos..." Indecisa me lleve las manos al cuello, pero no lograba desabrocharlo. Ángel empezó a respirar con mucha dificultad. Tiré con fuerza y logre soltarlo. Me lo guarde en un bolsillo y abracé a Ángel. "Por favor...funciona... ¡CHAOS... CONTROL!"

miércoles, 5 de septiembre de 2012

89. Inocencia desvanecida

AVISO IMPORTANTE!!
Este capitulo contiene temas bastante...no aptos para mentes inocentes o sensibles? (infantes por ejemplo o-o)   Lamento si causa algún trauma a alguien u__ù'...Pero os lo juro que no se podía evitar los siguientes sucesos ; O ; !!
PD: Lamento haber abandonado por tanto tiempo el blog pero ahora quiero regresar y espero que ustedes comenten! ; v ; Sino terminaré yéndome otra vez u . u



Llevaba un buen rato a remojo, mirando a la nada. Su recuerdo sonriendo regreso a mi mente. Resople y volví a hundir el rostro. ¿Por qué no dejaba de recordarle?  Los recuerdos de aquella noche en la pradera con Ángel, se veían interrumpidos por cortos flashbacks de momentos junto a Sonic. A pesar de estar bajo el agua, sentí el escozor propio de las lágrimas. ¿Por qué lloraba? ¿Por él? ¿Por Ángel? ¿Por no poder relacionarme con nadie sin sentir, que yo misma, podría terminar con su vida en cualquier descuido?

Odiaba aquella situación. Estaba encerrada en mí, y yo con ella. Mis sentimientos se habían vuelto un arma demasiado peligrosa. Sabía perfectamente que Alicia no se conformaría. Y que la cadena que la mantenía a raya, tarde o temprano terminaría cediendo. Temblé al imaginarme otra vez las pesadillas, su fantasma merodeándome y torturándome. Solo uniéndome a ella pararía. Pero aquella conexión breve que mantuvimos, me dí cuenta que sería aun más peligrosa.

No, no y no. No iba a pensar en eso. Alicia estaba encerrada y con el collar estaba a salvo. Pero el colgante no me protegía del dolor y la añoranza. Entonces rememoré aquellos momentos en la colina. Después de que me confesará a Ángel…

*FLASHBACK *

Tras confesar mi verdadera identidad, Ángel no hablaba. Estaba muy raro, ausente e impactado. Tras un rato de mirar al suelo aun impactado, solamente dijo:

“Tú…Tú eras la chica prisionera. La del comunicador…”

Al principio no le entendí pero luego acorde mis días en el ARK. Me lleve las manos a la boca, ahora yo era la impactada. ¡Por eso se me hacía tan conocida su voz! ¡Él fue el chico que me ayudo a ponerme en contacto con Tails! Mientras yo lucía como quién acaba de ver a un fantasma, ángel volvió a ser el mismo por breves instantes.

“ Aun tienes que cumplir tu parte del trato. La cita” Tras esa broma yo empecé a salir de aquella azotada de recuerdos y lo miré sonrojada. Pero no supe que contestar. De pronto sus ojos dejaron de mirarme a la cara y descendieron levemente. ¿¡Me estaba mirando los pechos!?

“¿¡Se puede saber que demonios mi-!?“ Estaba por golpearlo cuando me interrumpió.

“Ese colgante…” Como un acto reflejo me tomó muy fuertemente de los brazos “¿¡Dónde lo has conseguido!?”

“¡Ah! Me haces daño…”

“¡Contesta!” Sentí mucho miedo. Sus ojos no se veían iguales. El azul oscuro tenía unas motas verde intensas anormales. 

“¿¡A ti qué te importa!? ¡Suéltame, me haces daño!”  Lo miré enojada y de pronto las motas verdes desaparecieron y Ángel me miró confundido. Me soltó deprisa y se aparto de mi y yo de él. Ambos nos mirábamos con miedo.

“L-lo siento… yo…” El horror estaba plasmado en sus ojos. Nos sostuvimos la mirada, confusos por lo sucedido. Con la cabeza agachada y dándome la espalda, se puso en pie. “Será mejor que te llevé a casa. Lalo ya habrá llegado y estará preocupado por ti”

No discutí, ni le hable tanto por el descenso como por el regreso en coche. Sin despedirnos, tomé mi mochila y salí dando un portazo. La vacía casa me recibió con los brazos abiertos. Al cerrar la puerta me apoye y me deslice hasta terminar sentada en el suelo. Lloré y lloré agarrando el amuleto. Lamentando el amargo regalo que el destino me había brindado.

*FIN FLASHBACK*

Desde esa noche, no volví a ver a Ángel por el local ni ningún lado.  Llevaba unos días desaparecido y eso no hacía más que alimentar mi curiosidad. Saqué la cabeza y vi mi reflejo con el amuleto al cuello.

“Cuando Ángel lo vio, parecía reconocerlo. Debo hallar con él y descubrir que sabe el del amuleto. Puede que quizás sepa algo de los causantes de la muerte de mi familia adoptiva…”

Estaba decidido, mañana buscaría a Ángel. Aunque tuviese que poner patas arriba todo Broken Dreams, lo encontraría y le haría responder a mis preguntas. Con los ánimos renovados salí de la bañera y tome una toalla.
Me estaba secando las púas cuando hoy la puerta principal abrirse  cerrarse.

“¿Lalo? ¡Qué pronto volviste! ¡Estoy en el baño enseguida termino!” No obtuve respuesta más que el sonido de unos pasos fuertes. Muy diferentes a la gracia con la que se movía la ardilla. Se dirigía hacía el baño. Vi el manillar girarse.

“¿¡No puedes esperar un poco!? ¡Tengo que vestir- “ El horror se dibujo en mi cara al verle. ¿Qué hacía el aquí?

“Hola muñeca” Me guiño el ojo y me miro de arriba abajo “Fiiiu te luces muy sexy así con solo la toalla” Agarré con fuerza la toalla que cubría mi desnudo cuerpo.

“¿Qué haces aquí, Drake?” El erizo sonrió con narcisismo y empezó a caminar hacía mi. "¡Quieto o llamo a la policía!"

"¿Con qué teléfono?" Su picara sonrisa me erizo todas las púas. A pesar de mis amenazas y advertencias, él se acercó a mi y empezó a caminar  ami alrededor. Como una bestia que se prepara para atrapar a su asustada presa. "Vaya nena, me pones malo. ¿Por qué no nos dejamos de chorradas y vamos a lo que importa?"

Se abalanzó sobre mi, pero logré evadirlo en el último instante. Me coloque en la otra punta, frente a frente, esperando su próximo movimiento. Jugamos al gato y el ratón dos veces, antes de que un golpe suyo en mi pecho me cortará la respiración y me hiciera golpear contra la pared.

"Ya basta de juguecitos, niña. Ya que tu me estaría quieta, porque sino ¡TE INMOVILIZARÉ A GOLPES!" Iba a golpearme pero, a pesar de la conmoción, un reflejo me hizo agacharme y rodar. Pero cuando fui a levantarme para salir por la puerta, algo  me tomo de las muñecas.

"¿¡QUÉ!?" No entendí nada, Drake aun estaba en la pared de enfrente. Entonces las vi. Las sombras. Dos me sujetaban a ambos lados, impidiéndome levantar. Pataleé y grite ordenando que me soltarán.

"Esto es lo que yo quería, pero no seas tan escandalosa preciosa, aun ni hemos empezado" El sonreía mientras notaba como se sentaba sobre mi cadera. Acerco su rostro al mio y olió mi cuello "Delicioso... No puedo esperar más, es hora de hacer lo que llevo esperando todo este tiempo" Lo miré y negué primero levemente.

"No..¡No, NO POR FAVOR!"  Las sombras hicieron lo propio con mis piernas, separandolas a pesar de la fuerza que hice para mantenerlas cruzadas, fue inútil. Estaba inmovilizada. No podía escapar, solo gritar pidiendo ayuda y esperar a que aquella pesadilla terminase pronto. "¡SOCORRO! ¡ SUÉLTAME, NO NO!"

"Te ves tan linda cuando estás asustada..." En sus ojos grises se reflejaba la lujuria y el deseo. Se quito la camisa, luciendo sus músculos, y se agacho mientras oía como se empezaba a bajar la bragueta. Iba a besarme, espere a que estuviese cerca y lo escupí en un ojo "¡Arg! ¡Maldita zorra!" Una sonora bofetada fue la respuesta. Note que me había mordido en el labio inferior. "Puedo golpearte todo el día si sigues resistiéndote, preciosa, te puedo jurar que no me importa en absoluto" Me cogió la cara con fuerza y me beso. Yo empecé a escupir asqueada. "Tranquila preciosa, lo que viene ahora te gustará más" Sin poder hacer otra cosa que observar, vi como su mano deshacía el nudo de la toalla.

"Cuando salga de esta, ¡TE MATARÉ! ¡No seré tuya jamás!" Intente forcejear pero era inútil. Drake no me escuchaba, estaba muy centrado en deshacer el nudo. Tras eso, lanzo la toalla lejos, dejándome completamente desnuda a sus ojos, que brillaron con su maníaca sonrisa.

"Pues hoy vas a ser mía, en este preciso instante" Su carcajada se mezclo con mi gemido. Lo note. El pinchazo. El dolor. Grite de dolor, diciéndole que se detuviese. Pero no paro, siguió y más rápido. Había leído en alguna novela sobre la primera vez, pero yo siempre pensé que sería algo especial, intimo, con esa persona especial. No de esta manera. Deje caer mi cabeza y me rendí, era inútil cualquier cosa. Mire el techo imaginando las estrellas. Y de pronto una cara, una niña pequeña con dos trenzas, la reconocí, era yo de niña. Mi espejismo me sonreía y se despedía de mi. Antes de desaparecer vi a otra persona, Red aparecía con apenas 11 años y me tomaba de la mano. Llevándola lejos de mí. Vuelve... Por favor, vuelve...

Mi inocencia. Drake me arrebato lo único puro de mi ser. Y de la manera más cruel. Aquella noche, entre gritos y golpes, fui violada y maltratada.  Con el único consuelo de que aquello terminase pronto. 

jueves, 2 de agosto de 2012

88. Mide tus palabras antes de hablar

Meditaba lo sucedido la pasada noche con Ángel cuando Lalo interrumpió en mi habitación.

"Mira que eres vaga. Ya estas otra vez tumbada en la cama ¬¬"

"Si quieres me tumbo en el suelo pero me gusta lo cómodo" Comenté con ironía."¿Qué te perturba La? Ni que te hubieses roto una uña después de hacerte la manicura -.-" La ardilla se miro sus perfectas y cuidadas uñas y suspiro aliviado al no encontrar desperfecto alguno.

"Nah es solo que me molesta tener que pegarme tantos paseos para recoger el correo. ¿Acaso no puedes dar esta dirección y ahorrarnos tantos líos? ¬¬" Agilmente salte de la cama y me coloque junto a él, arrebatándolo el sobre rosado de las manos. Primero me miró sorprendido y luego puso los ojos en blanco. "Cualquiera que te viera pensaría que estas siendo perseguida pro alguien. Y encima usano un nombre falso...¿Hasta dónde piensas llegar, Cris?" Lalo fue el primero en saber mi nombre. Debido al correo secreto tuve que explicarle mi historia.

"Ya sabes porque no quiero que me encuentren. Y conozco lo ruda que puede a llegar a ser Amy. Si supiese mi autentica localización, en menos de un minuto estaría frente a la puerta aguardando para llevarme de vuelta a Green Hill..."

"Lo sé, lo sé...Pero, ¡es Green Hill! ¡Campos verdes e inmaculados, la cápital de Mobius a unos pasos,  lujos, la última moda... *¬*" EN broma, aparte su babosa cara del sobre. Y empecé a rasgar.

"Pues si tanto te gusta, un día de estos te llevare. Seguro que tú y Rouge os caeréis bien"

"Pues más te vale que sea pronto ¬¬. Haha es broma. Pero en serio, piensate lo de dar una dirección más cercana @__@" La ardilla giró sobre sus talones y salió silbando del cuarto.

"Veamos..." Extraje el papel blanco con olor a rosas blancas.

Comencé leyendo con una sonrisa. Pero a medida que leía cada reglón a reglón, esta se torcía más y más. En la misma, Amy me relataba la tristeza que asolaba últimamente al grupo, en especial a Tails. Hacía escasos días que había retomado el viaja de vuelta a casa, pero con un tripulante menos en la nave. Me lleve la mano al pecho, conmocionada. Sabía que algún día alguno caeríamos en batalla, pero aquella idea me parecía lejana e imposible. Me equivoque.

"Era muy joven... una niña... Esperaba al menos haberla conocido. Seguro que sería tan dulce y buena como decía Amy " Abrí la ventana y salí al minúsculo balcón (Extrañaba mi balcón de Green Hill, aquel apenas tenía un metro de largo y ancho TT~TT)

Horas más tarde abrí los ojos percatandome de que me había pasado la mañana dormida en el balcón. Lalo estaba a mi lado sacudiendome el hombro. Primero me sentí confusa al ver primero la altura y los coches que circulaban.

"¿D-donde..."

"Te quedastes dormida Cris. Vaya ni ya a punto de pasar un año juntos, aun sigues siendo una dormilona redomada. ¬¬U"

"Asi soy yo n__nU" Lalo suspiro y me ayudo a ponerme en pie. Nos sentamos en mi cama mientras Lalo me colocaba una chaqueta en los hombros para templarme.

"La proxima vez que te quedes dormida en la terraza, procura que ese día haga calor" Sin más, le puso en pie y me miro con una sonrisa fraternal "He de ir a las afueras a tratar unos negocios por lo que tardare unas horas en volver. ¡No me esperes despierta! ¡Aunque se que te dormiras igual! " Se despidio y salio dando brincos por la puerta. Cuando oí cerrarse la puerta de la entrada me levante a prepararme un baño caliente. Necesitaba pensar y relajarme.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.Con Lalo.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

A pesar de que corría una brisa fresca del norte, se podía decir que hacía un gran día en Skyl Center. Tenía que tomar el tranvía que lo llevaría hasta la calle Kaika, el bario en flor. Podría tronar o abrasar, que siempre habría flores de dulces y diversos aromas. Lalo caminaba despistado con una bandolera colgada al hombro, cuando diviso a cierta persona.
Drake caminaba en sentido contrarió con el ceño fruncido y la vista baja. Para l sol que hacía llevaba una chaqueta de cuero con el cuello alzado ocultándole la boca. Lalo se debatía en si mostrar la educación que le había sido inculcada, o pasar de largo sin mediar palabra. Pero no tuvo opción a lo segundo al notar el golpe en el hombro. Ambos se lanzaron miradas mostrando su desagrado mutuo.

"Hola a ti también, Drake" El erizo pareció reaccionar al nombre como si no se hubiese percatado de la presencia de Lalo.

"¿No deberías caminar por la otra acera?" Se mordió el labio. No valía la pena ni contestarle.

"Como siempre, tu maleducada personalidad me sorprende menos..." Puso los ojos en blanco y se giro dispuesto a seguir su camino. La gente como Drake nacía con un don para amargar los días más maravillosos. No había dado un paso cuando la mano del erizo le tomo el hombro.

"No te enfades Lelo, solo bromeaba. Por cierto, ¿dónde anda el bomboncito de tu amiga..Rose, no?" Drake rió con arrogancía y con sarna comento " Ah, claro, seguro andará con ese zorrito. Seguro que la estará dando una buena utilidad, hahaha" Lalo no era una persona acostumbrada a enfadarse, pero ese comentario le obligo a controlarse para no silenciarle a puñetazos.

"Para empezar, mi nombre es L-A-L-O, Lalo. Rose por suerte esta en el apartamento, donde puede librarse de tu presencía. Hasta más ver, Drake" Poniendo fin, Lalo siguió su camino raudo y veloz.

"¿Con que librarse de mi presencía eh?..." Drake sonrió y se lamió los colmillos "Eso se verá"

Y sin borrar la sonrisa, Drake dirigió sus pasos hacía la 5 avenida y subió una de las miles de calles. Mientras una idea tomaba forma en su mente. Una idea que traería consecuencias terribles para una persona.

__________-Nota de la autora________________________

J****!! @____@ Si me demore con este capítulo!! Entre dibujos y viejes...shit XD! En fin, e aquí el esperado capítulo 88 n___n!! Antes de finalizar el comentario, he de avisar que el próximo capítulo ...en fin... Ya vendrá un aviso al inicio explicando -3-.
Ohohoho Ò u Ó ¿Qué estará maquinando Drake? ¿Quién será su víctima? Nyaa quién dijo que yo no fuese ágil!? XDDD (?!)
Hoho espero leer sus comentarios y me pondré ya mismo con el siguiente. Cosas muy importantes van a pasar a si que no se lo pierdan -3-

domingo, 24 de junio de 2012

87. La semilla

Aquella lucha parecía no tener fin. Dos explosiones habían inmovilizado y destruido la sala de la Master Esmerald siendo los pasillos próximos pasto de las llamas. Tails desde la sala de mandos, controlaba y cerraba compuertas creando cortafuegos. Pero ese no era el único problema. Frente a nosotros los Metarex, se habían vuelto tres cabezas de dragones con piel vegetal. Yo me dirigía apurada al hangar seguida de Cream. Ya cerca, salte literalmente al asiento de mi nave y tomé vuelo. No había tiempo que perder.

Ya fuera, me dirigí a una de las cabezas y dispare. Eggman también estaba allí, pero luchaba a nuestro lado. Shadow luchaba con los demás , aun no había terminado de aceptar su regreso. Y más después de la noche en la que se coló junto con Rouge en el Tifón con intención de destruir a Cosmo. Ya que ella parecía hacer sido experimentada para ser ojos y oídos del enemigo. La lucha era brutal en la plataforma de aterrizaje. Knuckles evitaba a toda costa que tomarán la Master Esmerald como tomaron las siete esmeraldas. Estaba atacando una de las cabezas, cuando otra me invistió y me lanzó fuera de la cabina. Me precipite al suelo cuando me enganche al tronco de una de las palmeras. Hice aparecer a pico pico y me uní a la lucha en tierra. Sonic estaba, junto con Knuckles, protegiendo la esmeralda. No podía distraerse por mi culpa, no podía venir a salvarme. Luche, pero en un momento fui lanzada contra un muro.

"¡AMY!" Sonic corrió a socorrerme. Note algo deslizarse desde mi frente hasta la barbilla. Palpe y note algo líquido. Sangre... Maldita sea mi torpeza  " ¡Estás sangrando! Deja que te ayude" Pero aparte su mano

"No. ¡Si me ayudas los Metarez entraran y se llevaran la Master Esmerald y entonces si que no podremos pararles! ¡Debes...ayu..." Pero de pronto empecé a sentirme muy cansada y un horrible dolor se apodero de mi vientre. Me retorcí mientras que Sonic me sujetaba.

"¿Amy te encuentras..agg..." El también empezó a retorcerse. Todos notábamos como nuestras fuerzas se esfumaban. Menos una persona.

"¿Tails qué te ocurre?" Cosmo miraba al zorro y al aura que rodeaba su cuerpo. ¿Por qué ella no sentía lo mismo? Claro, ella no era un ser animal. Tomó en un pañuelo las esmeraldas sin poder y echo a trepar por un muro. Debo salvarlos...Como ellos hicieron conmigo. No lograran tomar las esmeraldas...

Pero los Metarex no se lo pusieron fácil. Uno de ellos empezó a golpearla hasta lograr que soltara las gemas. Aun así, e efecto de cansancio se detuvo y el dolor se fue. La cabeza del líder nos miraba a Sonic a mi de cerca y me abrace a él, temerosa.

"Estúpidos animales, son tan débiles. Prepárense para contemplar su extinción y tú, Sonic el erizo, no podrás hacer nada para impedírnoslo. ¿Qué piensas hacer ya? Mmm...Tu amiguita se ve deliciosa, nunca he probado la carne pero ya que pronto desaparecerán..."

"¡Hazme lo que quieras, pero no dañes a Amy!"

"¡SONIC!" Sonic me lanzó lejos y floté en el espacio. Horrorizada vi como él era deborado en mi lugar. Pero al parecer, volvió a caer en el planeta de agua donde crecían las cabezas.

" Este es tu fin Sonic, el agua es nuestra fuerza y tu debilidad. Hasta siempre... erizo"

Una vez en suelo, corría coger otra nave y despegue a salvarle. Sonic no aguantaría mucho bajo agua. Pero un muro de ramas me corto el paso. Eyecte el asiento y caí junto a él. Pero de algún modo nos salvamos juntos. Tras eso las cosas se pusieron peor. Aunque lográramos derribar una cabeza, el planeta y las cabezas empezaron a brillar y crearon un centro de atracción. Sonic y Shadow usaron su forma Super pero una energía les impedía avanzar. La única solución era usar el cañón.

"¡Pero tu cuerpo no soportará el impacto contra ese campo de fuerza! ¡MORIRIAS!" Grito Tails a la pantalla desde la cuál todos observábamos los hechos.

"¡NO! Sonikku no puede morir. ¡Debe haber otra solución!"

" ¡No la hay y no hay tiempo para descubrirla!" Espetó Sonic "¡No hay otra manera de salvar el universo!"

La discusión no ofrecía otra solución, mientras que yo negaba. No podía perderle a él. No quería. Cuando de pronto Cream entro en la sala con ojos llorosos.

"¡COSMO! ¡Se- se ha i-do!" Lloriqueaba mientras se sorbía la nariz. Señalo los ventanales y todos la vimos. Estaba flotando hacía el campo grabitatorio. Pero su apariencia había cambiado. Paso junto a Sonic y Shadow y cruzo como si no hubiese nada.

Tras aquel día, la perdimos. Ella se transformo en un cerezo para mantener a raya el centro grabitacional. Tras eso Sonic y Shadow debieron destruirlos. Lo único que quedo de ella fue una pequeña semilla que Sonic encontró.Tails estaba destrozado y todo nosotros. Nadie articulo palabra durante el viaje de regreso. Tails se las pasaba llorando en su habitación. Cream igual. Knuckles pasaba tanto tiempo con la esmeralda que apenas probaba bocado. Sonic estaba muy esquivo con todos.

Tras un mes de viaje continuo, llegamos a Mobius. Nadie se despidió. Solo me aleje en dirección a mi casa.
En el buzón estaba a rebosar de cartas. Lo abrí y las cogí. Una vez dentro fui pasando una tras otra.

"Ofertas...Facturas...Propaganda...¡Oh!" Dos cartas llevaban mi nombre escrito a mano en el reverso. Conocía esa tipografía. Rasgue la carta y leí los reglones apresuradamente

<<Querida Amy;
  Espero que estés bien. Como no se la fecha de tu viaje te sigo escribiendo. Aquí estoy bien, me ido a vivir junto con Lalo y es muy divertida su compañía. Os echo mucho de menos, sobre todo a ti y tus interminables charlas sobre lo "fantástico y guapo que es Sonic" -.-' Jaja
Estoy deseando que llegue el día en que volvamos a vernos. Siento mantener en secreto mi ubicación, pero sé que como fueras consciente de ella, no tardarías en venir a buscarme ¬¬. Cuidaos mucho todos y no hagáis explotar a Eggman por los aires demasiado (El pobre ya está mayor :D)
Espero recibir pronto noticias tuyas. ¡Suerte en vuestra aventura, patea a Sonic de mi parte (aunque no lo harás D:)
Besos y abrazos 
                                                                                                                       Cristalice.>>

Aquella carta me animó y empecé a leer la siguiente antes de escribir la contestación. En esa hablaba de su nuevo trabajo y de que estaba preocupada por mí. Ya que hacía meses que no la escribía. Y que esperaba que en cuanto pudiera, le enviara una carta por lo menos para saber que estábamos bien. No espere y tomé un boli y folios y escribí toda la aventura vivida.

Una vez firmada y sellada, me colé en el taller. El super ordenador estaba un poco polvoriento debido a nuestra ausencia. Metí el código que me envió  Cris a comienzos de año y la carta se teletransporto. Con el mismo sigilo, salí del lugar. Estaba cansada, pero aquella carta me había aumentado los ánimos. Me fui a un parque y me senté en un columpio. Dos niñas pequeñas jugaban en el césped a los ojos de sus padres. Me pregunto si yo alguna vez pude vivir una situación parecida... Ojalá pudiese ser más como Sonic. A él no parece importarle no recordar de donde viene. Pero a mi, me gustaría saber si alguna vez tuve una familia y si ellos me quisieron, tanto como la tristeza que me causa no recordarlos.

viernes, 27 de abril de 2012

86. Ansiada libertad

"Rose...Rose, despierta..."

El coche se había detenido a los pies de una colina. Todo estaba oscuro con las escasas luces de la noche. Lentamente me fui despertando y desempalagando la boca. Cuando pude enfocar mi vista, vi al zorro sonriendo con ternura desde mi puerta.

"Vamos princesa, tienes que ver las vistas" Me estire y fui a salir del vehículo pero Ángel fue más rápido y me cogió en brazos y empezó a cargarme como si fuese una pluma.

"Ángel, puedo caminar" Dije algo enojada de la vergüenza que sentía cuando alguien me cargaba. "Soy bastante pesada, te vas a terminar haciendo daño por mi culpa" Deseé en aquel momento no haber dicho eso, ya que mi mente lo interpreto de otra forma. Todos sufren por mi culpa...Muchos casi mueren por mi culpa... Intente acallar esa maldita voz que no cesaba de recordarme mi maldición.

"No seas tonta, eres más ligera que una pluma. ¿Cuánto pesas? ¿25 kilos? ¿30?" Aguante el aire y mordí la lengua. Una de dos, o tenía basculas en los brazos, o era adivino. "Bien, ahora...Cierra los ojos, y nos los abras hasta que te avise" Los cerré pero al segundo abrí uno levemente "Ah, ah , ah, nada de hacer trampas" Cerré los ojos impaciente por ver aquello que era tan misterioso. Me acomode en el pecho del zorro sin lograr conciliar el sueño. "Bien, ahora ten cuidado" Subimos y bajamos lo que imagine que eran montículos. Hubo momentos que me tuve que aferrar a su camiseta ante la sensación de que me iba a caer.

"¿Puedo abrirlos ya?" Dije impacicente por la espera. Escuche al zorro reirse sin dar muestra de fatiga. Tras una larga caminata, sentí como se detenía y suspiraba.

"Bien 'princesa de la paciencia', ten cuidado al bajar pero nada de abrir los ojos" Refunfuñe a mis adentros mientras bajaba insegura. Pero Ángel me tomo como si fuese una muñeca y me puso en pie. Tomo mis brazos con cuidado y apoyo su cabeza en mi hombro mientras susurraba a mi oido "Abre los ojos"

Contuve la respiración. A-aquello...era...era...hermoso. Nunca antes había visto nada igual. Parecía un mundo paralelo a la ciudad. Un mundo que se mantenía oculto a solo unas decimas de kilómetros. Aquella pradera estaba plagada de unas flores blancas, que brillaban con la fuerza de la luna llena iluminando la noche como si fuesen estrellas en tierra. Aun atónica me arrodille y acaricie la corola de una flor. En cuando mi piel tocó la planta, olvide todo. Las sombras, Alicia, Green Hill, Rose... volví a sentirme la niña que jugaba en los bosques de un publo norteño. Me tumbe y empecé a reír. Ángel por su parte miraba entre extrañado y sorprendido la escena. Se sentó a un lado de la eriza admirando las estrellas, nunca las había visto brillar tanto hasta aquel día.

"Me alegra ver que te gusto el lugar" Ángel miro de reojo y, en cuanto abrí los ojos, miró las estrellas apartando la mirada de mi. No pude evitar sonreír divertida, con ese aspecto de mujeriego chulo, tenía su parte blandita.

"Es precioso" Volví a mirar las estrellas y por minutos, deje de sentir el suelo " Gracias Ángel... Extrañaba lo que se sentía al ser libre.."

"Pues vaya drama..."

"¿Eh? o.o?" Abrí los ojos y lo mire. Sonreía con suficiencia con los parpados cerrados.

"Me refiero a que yo no podría vivir sin me momentos de total libertad...Nacimos libres, quizás por eso amemos tanto olvidar las responsabilidades como si lo único que importase fuera llevarse algo a la boca, agua para beber y aventuras que vivir. O al menos esa es mi opinión..." Vaya, aquel chico era una caja de sorpresas.

"Tienes razón...." Me volví a tumbar "Amamos la libertad... y siempre hay que luchar por lo que quieres y por los que quieres. El destino y la vida pueden ser muy duros, y uno tiene que ser aun más fuerte que ellos. Solo los más sabios saben ser duros sin condenarse a si mismos. Sin olvidar quienes son, de donde vienen y donde quieren llegar..."

"Vaya... Lo que yo veía como una cita romántica, se a convertido en una reunión de filosofía de la vida hahaha"

"Como nos fuimos del tema xD hahaha..."

"Haha sí..." Ángel se tumbo cerca de mi y tras esas risas, se creo un extraño y relajante silencio durante un rato. " Por cierto Rose..." Hice una mueca de disgusto, ahora que había olvidado mi nombre falso...

"No me llames así" Dije sin abrir los ojos.

"¿Y cómo te llamo entonces? ¿Ro?"

"Llámame Cristalice..."
_____________________________________________________________
Nota autora \(^O^)/ PERDÓN D:!!


Buenas mis queridos y amados seguidores :´D Siento tardar tanto últimamente en seguir con la historia, peero... todo tiene una explicación owo! Verán...
Desde el mes de Marzo mi vida sentimental y familiar a sido muy puñetera, sobre todo la sentimental.Tras rayarme todo el mes, no e tenido en mente nada más y cuando intentaba seguir con este capítulo (que tenía empezado desde no se cuando) no podía Dx Pero entonces decidí que la vida sigue y que todo se solucionara del modo que sea, asi que e sacado mi lado <<hakuna matata>> y empezao a pensar sobre e sentido de la vida y las cosas que nos pasan (creo que eso se puede intuir en el capítulo? xD) jajaja espero seguir pronto solo era para disculparme y decir que intentare publicar más seguido si me resulta posible. A cambio, espero leer sus comentarios :DD (solo les pido 2 tristes minutos que emplean mirando a las moscas invisibles D:>) Vuelvo a repetir que los comentarios me dan ganas de escribir y ideas (no se como pero me pasa y a ustedes también xD(Me lo dijo el pingüino invisible :DD!!)
Bueno perras (es un mote cariñoso que me pegaron xD) espero que les haya gustado el capítulo y comenten, y si no, también comenten para mejorar xD jaja en fin se cuiden y nunca olviden....

                          ....HAKUNA MATATA :DD

jueves, 5 de abril de 2012

85. Sombras

Cuando abrí los ojos me encontré con esas nubes espesas y, como un acto reflejo, empecé a vomitar agua y toser. Knuckles debería habernos sacado. Mire a mi derecha y el equidna estaba seco, menos uno de sus brazos, debería haber agarrado la mano que deje tendida.Apare el pelo de mi cara y le mire. Su seriedad era más marcada que de costumbre. Sonic estaba tras de él, aun inconsciente.

"Knuckles gra..." El tortazo me dio en toda la mejilla haciéndome perder el equilibrio. Apurada me llevé la mano a la marca y lo mire confusa y sorprendida.

"¿¡Estás loca!? ¿¡Sabes lo que os hubiera podido pasar si no llego a estar aquí!?¡Deberías haber pensado antes de dejarte llevar por los impulsos! ¡Podían  haber muerto ahogados! No me gusta lastimar a una mujer, pero aun eres una niña Amy, y a las niñas se la reprende con una bofetada en casos extremos"

"No la golpees...-cof- -cof-" Ambos miramos al erizo que tosía agua y empezaba a erguirse con dificultad. Cuando ya volvió a respirar con normalidad nos miro a cada uno con una sonrisa amarga "Dámela a mi por ser tan cobarde y desmayarme" El erizo lo miró y gruñó

"Da gracias a que no te parta las piernas..."

"Thanks you! ^o^" Mire divertida y asustada a Sonic al escuchar ese tono tan femenino, pero sé que solo era una broma ( ¿Verdad o__o...? Escritora: Sabía que este día llegaría U__U Amy, Sonic es... una... MUJER D; *reina del drama (nyaa x3)* Amy: AAAAAAAAHH >____O *le explota la cabeza* x___X Escritora: u___U Fuiste una gran... Espera o_o! No nos desviemos del tema carayo y regresemos a donde estábamos ò_<!!)

La tierra empezó a temblar y una enorme remolino se dibujo en el oscuro cielo hasta tomar la foma de una boca. Empezaron las amenazas de muerte que siempre recitaban y ya empezaban a aburrirme. Esos Metarex se repetían más que la comida de peces -.-''. Sonic no tardó en levantarse y lanzarse a atacar, pero de pronto un muro de metal apareció de la nada haciendole chopar con fuerza.

"SONIC!"

Intente llegar hasta el, pero un viento fuerte me mandó lejos del puente y de él. Sonic caía en picado hacía e suelo pero Knuckles salto hacía el y tomados de las manos empezaron a rodar hasta hacer un abujero en el muro. Este, al instante se convirtió en humo. La boca empezó a sisear como una serpiente y la í. La esmeralda se escondía en su lengua a modo de piercing. Grite con todas mis fuerzas a los chicos y como una posesa, empeze a articular con las manos y señalar mientras saltaba. Debieron de pensar que me había golpeado demasiado fuerte la cabeza, por la cara que pusieron. Pero en cuando lograron entender asintieron y se lanzaron al ataque. Intente ayudar pero nuevamente esa ventisca me sacudia y lanzada. Arta tome con fuerza mi martillo y corrí. En el momento que iba a ser nuevamente empujada, golpeé con el martillo el suelo y salte. Confiada pensé que me había salido a pedir de boca, hasta que otro soplo de viento me desvio hasta lanzarme al tejado de la mansión fantasmal. Resople enfada y me resigne a mirar como iba la pelea. Entre ambos se debatian entre distraer y atacar al Metarex que había aparecido. Con ayuda del cañon del Tifón, Sonic atraveso al metarex pero la esmeralda salió volando hasta un poco más arriba de mi posición.Fui a levantarme para ir en su búsqueda cuando una luz amarilla cegó todo. De pronto un recuerdo vinó a mi, no podía ser cierto...

"No puede ser..."

La figura se erguía sobre la punta de una de las torres con mirada impasible. La esmeralda y otra más giraban alrededor suya como si fuesen dos satélites. Sus ojos rojos se fijaron en mi. Sentí el frío erizarme las púas. Tras eso, desapareció con ambas esmeraldas. Cuando regresamos, exhaustos, con las manos vacias y aun sin salir de nuestro asombro. Todos habíamos sido testigos de su muerte en el ARK. Pero Shadow... había regresado.
                                                     *         *         *      

Aquella noche salí muy tarde de la librería. Al parecer, mis "fans" (?) se habían enterado de mi trabajo y no habían parado de intentar tirarme los cejos con la escusa de venir a comprar nuevas lecturas. Me gane un gran dolor de cabeza, pero esos pobres se compraron varias novelas, cosa que a la tienda no le venía mal. Ahora caminaba por las calles de Sunset Street. No había mucha gente pero el ir y venir de automóviles no cesaba. Gire la 2º avenida hasta llegar al parque. Ok, quizás no era buena idea estar en el parque cuando apenas hay luz, pero no le dí importancia. Cruce las zonas de columpios hasta llegar al banco idóneo. Una farola situada a menos de medio metro del banco me proyectaba la luz necesaria. Sin demorar más llevé la mano a mi mochila. Palpé todo lo que ahí guardaba hasta sentir el lomo del libro. Lo agarré y lo saque dejándome lo sobre las rodillas. Miré a mi alrededor antes de abrirlo. Cuando me asegure que estaba sola, acaricie la portada de cuero y con la yema del dedo dibuje el símbolo metálico de curiosa forma. Lo abrí y empecé a ojear las páginas. Había miles de dibujos sobre todo tipo de amuletos. Amuletos contra el mal de ojo, otros contra la enfermedad, contra la tristeza, contra la traición, amuletos de poder, sanadores, ...
Pero ninguno era el que yo buscaba. En estos últimos meses había decidido investigar acerca del amuleto que ahora me protegía de Alicia y unas extrañas sombras que desconocía. Quería saber quienes eran para poder tomar venganza por lo de mi antigua familia. Pero mi investigación no había avanzado ni un centímetro desde que la inicie. Suspire resignada para cerrar el libro cuando algo llamo mi atención.

"Cantos contra maldiciones" Mis ojos cruzaron veloces los reglones captando las ideas importantes y olvidándolas al instante. Cuando llegue al final, regresé al comienzo y leí con más calma. Cuando terminé, levante la cabeza con una sonrisa de victoria. "Eso es..." Oí el crujir de una rama y apurada regrese a guardar el libro en mi mochila. Mire a los arboles y al camino, pero no vi nada. Me colgué la mochila al hombro y eché a andar de vuelta a casa de Lalo. No me quedarían más que 20 metros para salir del oscuro parque cuando me pareció ver algo arrastrándose por el suelo.

"¿Quién anda ahí?" Cuántas veces me había reído de los personajes de las pelis de terror por decir lo mismo. No recibí ninguna respuesta, por lo que seguí mi camino.

Aun así, no lograba olvidar la sensación de estar siendo seguida y observada. Oí una especie de siseo y me gire alterada con el corazón en la garganta. Entonces las ví. Unas manos negras con  las manos esqueléticas reptaban por el suelo hacía mí. No me quede para ver como se abalanzaban sobre mí, y salí huyendo como alma que lleva el diablo. Me quedarían 4 metros escasos para regresar a la calle cuando algo me aharro de las púas y tiro hacía él. Con la rejiya del ojo, quise ver a mi captor, pero... ¡No había nadie! Asustada mire al camino apenas alumbrado cuando mi mirada de poso en el suelo. Una de las sombras aferraba la sombra de mis púas tirando más y más de ellas. Como resultado, mis púas también eran tiradas pero sin manos que las sujetasen. Estaba aterrada, forcejeé pero, ¿cómo se podía luchar contra una sombra?

¡Claro! Si ellas podían agarrarme a través de mi sombra, con mi misma sombra podría golpearlas. Hice un movimiento brusco que de pura suerte no me costo una fractura vertebral, pero logro quitarme de encima a esa dichosa sombra. Empecé a dar patadas y puñetazos al aire, observando la verdadera lucha en el reflejo. Había muchas y no daba a basto, empecé a golpear a diestro y siniestro sin muchas veces acertar. Pero solo las aparte, justo lo que buscaba. En cuanto retrocedieron me agarre con el puño las largas púas y me las coloque cubriéndome los pechos. Y sin más demora eche a correr, llorando presa del pánico. No sabía a donde me dirigía, solo que quería alejarme de esos monstruos. Corrí hasta el último aliento que ya apenas miraba con claridad donde pisaba, cuando me golpeé contra algo. O más bien, contra alguien. Sentí entonces un deja-vu de un bosque, hace 2 años de eso.

"¡Au! Vaya, al final se va a convertir en costumbre esta manera de encontrarnos" ¿Sonic? pero por supuesto no era él. Ángel me miraba burlón. " ¿Eh? ¿Qué te ocurre, por qué lloras? ¡!" Lo normal en mí, es que lo hubiese empujado lejos de mí. Pero lo abrace y escondí mi rostro en su pecho y lloré. Pensando que aquel infierno había pasado. Ángel me miró entristecido y cerro los ojos, dejándose llevar y me abrazo. No tenía palabras para agradecer aquel pequeña muestra. Estuvimos así un buen rato hasta que, mediante susurros de palabras como canciones de cuna, lograron calmarme. Pero aun así el nudo de la garganta me impedía pronunciar palabra.

" Ven, te llevaré a casa" Negué con ímpetu. Lalo aun no habría vuelto de su viaje de visita a su familia, por lo que esa noche estaría sola. En una enorme casa, con miles de sombras acechándome.

"A casa no...no quiero...estar...sola..." Mi voz sonaba rota y apenas audible, pero el zorro escucho y asintió mirándome con ternura.

"Entonces princesa, te llevare a un lugar para que dejes esas lágrimas en el pasado" Su sonrisa era muy cálida, sus dedos se enlazaron a los míos y simplemente me deje guiar. Eche una última mirada al lugar donde había visto las sombras, y me pareció ver una figura entre los árboles. Pero intente olvidar esa pesadilla y dejar que me llevaran lejos de allí.
________________________________________________
Comentario de la autora :3

Wee hola mis amados lectores que no me comentan ; 3 ; Siento la demora D: pero ande muy ocupada debido a un intercambio que hice con Francia y además, este Marzo no dejaron de pasarme desgracias y perdí a mucha gente que quería. Por suerte, mi vida personal se a entristecido pero mi querida inspiración parece siempre estar con mi soledad porque no falla! Estoy de bajón y tengo inspiración XD? Bueh al menos es una alegría escribir para distraerme de estas penas.

Acerca del capítulo, meeh no os enfadéis con el pobre Knuckles D: Esa escena me disgusto un poco ya que no me gusta eso de la violencia a la mujer, pero intente enfocarlo y aclararlo. Ya que ese tortazo no fue por odio, sino por preocupación y miedo. De ahí la comparación con los niños pequeños, como mi hermano cuando desaparece en mitad de la noche cuando estamos en un parque -.-' (De ahí también que los pequeños no se quejen de sus hermanos mayores porque muchas veces por ustedes nos dan infartos ):< y luego digan que no les queremos T~T) woo me desvié del tema .-. Bueno que era eso para aclarar. A y también siento lo del ataque de las manos esqueléticas si les asuste LO SIENTO D: Pero si les sirve, cuando escribí esta parte era bien entrada la noche y tuve que ponerme música para no morir de miedo .__.
Espero poder escribir a partir de ahora más seguido y por cierto a todos los que os prometí que saldrías en el blog, LO LAMENTO D: pero no va a poder ser aun. T__T  De todas maneras, estoy planeando otra historia que si consigo tiempo y ganas ;3; pensaba hacer junto con mis amigas del grupo chatango y quién se quiera unir ^O^!! Eso sí, antes que nada envíen imágenes de sus personajes para dibujarlos o descripciones ya que, les puedo jurar que adivina no soy -3- .. (aunque quisiera D:)

Bueeno no les molesto más. Espero leer sus comentarios ;w; por favor!! Que aparte de Sam ya nadíe comenta XDD Que triste xDD En fin, un beso y cordiales saludos!
                                                                                                             ~♦Cristalice♦~