viernes, 2 de noviembre de 2012

94. Llegada a la ciudad

Me encontraba ante el espejo limpiándome las heridas del día de ayer. Lalo había salido a ver una peli con su novio, Reik un compañero de universidad, y pensé que podría dedicarme a leer un libro tranquilamente, tapada en el sofá con una manta. Pero no. Drake hizo su típica aparición. Yo me encontraba sentada cuando hoy como la puerta era abierta. Agarré una espada que adornaba una de las paredes y me preparé para atacar. La figura del erizo no tardo en aparecer.

"¿Qué maneras son esas de recibirme, preciosa? " Se quito la capucha y sacudió sus púas marrones mientras se desabrochaba la chaqueta.

"Está vez no, Drake. No voy a dejar que te diviertas" Drake sonrió y en un abrir de cerrar de ojos estaba frente a mí. Apenas pude reaccionar, estaba tan sorprendida que apenas me dí cuenta que me había lanzado a una pared. Agité la cabeza y blandí la espada hacía mi agresor.

"Uhh la gatita quiere jugar..." Con un movimiento rápido me libre de un puñetazo y pude hacerle un corte en la mejilla izquierda. Vi asqueada como saboreaba su propia sangre y como su cara se desfiguraba en una sonrisa. Aquello me puso la piel de gallina. "Pues juguemos"

Evite con torpeza patadas y puñetazos. Era muy rápido y fuerte. Paso atrás, esquivar, paso adelante, patada. Parecía una especie de danza ensañada. Cansada de protegerme pasé a contra-atacar. Apenas a veces lograba acertar, y podía sentir que poco tiempo me quedaba antes de que las sombras me lograsen enganchar. De una patada en la barbilla le tumbé. Fui a terminar con él cuando sentí como algo me agarraba de los hombros y me tiraba hacía atrás.

"¡No!" Hice fuerza hacía el frente. Aterrada contemplaba como la mirada fogosa de Drake era cada vez más demente

"¡ERES MÍA!" Sentí como mis rodillas empezaban a fallarme y el miedo y la angustia me impedían respirar. Busque desesperada una escapatoria, pero Drake empezaba a levantarse, él controlaba a las sombras desde el suelo. A pesar del sello que controlaba mis poderes en el colgante, la ansiedad pudo. Grite con fuerza, el erizo cayó de nuevo al suelo y las sombras se apartaron  Una esfera de hielo con picos afilados rodeo mi cuerpo. "¡Mierda!" Drake intento hacer que las sombras rompieran mi escudo, pero fue en vano. El intento acercarse pero una de las estalactitas de afilo hacía su corazón. Estaba atrapado, bajo mi merced.

" No soy tuya, bastardo. Ahora márchate de mi vista si no quieres que acabé con tu vida" Resignado el erizo se esfumo junto con sus desfiguradas sombras. Y menos mal que logré amedrentarlo, ya que el escudo no aguanto ni un minuto más tras haberse ido por la puerta. Recogí todo e intenté arreglar algunos desperfectos.

Allí frente al espejo, no podía borrar una sonrisa de triunfo de mi cara, abía logrado vencerle aquella vez. Aunque no niego que el miedo me persiguió las siguientes horas a su marcha. Lalo no contestaba al móvil y me temí lo peor. Por suerte, a eso de las once de la noche, logré contactar con él. Estaba en casa de Reik cenando y dijo que pasaría la noche allí. Pensaba en ir a buscarle a casa de su novio, por si acaso. Aun recuerdo la extrañeza de su voz al darme la dirección.

"Vive en la calle que está junto al Hotel Palace. El número 17, ¿Por qué lo dices?"

Ya vestida, tomé mi abrigo y salí a la calle. Nevaba, aquello me recordó a mi viejo hogar... No, no era tiempo de mirar hacía atrás y lamentarse. Era tiempo de mirar al frente, pisando fuerte con la cabeza bien alta. Tenía que ser fuerte.

*                                               *                                           *                                       *


La nieve caía lentamente afuera. A pesar de las capas de aceró, cables y tapizado, podía sentir en mis pies lo fría que era el ambiente afuera del Tornado X. Apenas había podido preparar una mochila para el viaje. Según dijo Tails, solo sería un viaje que comprendería dos días máximo. Aun así la idea no me seducía. Al parecer, el lugar al que nos dirijamos era una ciudad de mala muerte al oeste de Mobius. En dicha ciudad, un club realizaba un concurso de bandas cuya recompensa era una esmeralda amarilla resplandeciente.

Y para ser sincera, la idea de ponerme a cantar ante personas, no me seducía nada. Pero debíamos hacerlo. Sonic, Knuckles y Tails componían uno de los grupos. Yo me había quedado SOLA, ya que Rouge estaba en una misión de GUN y Cream era menor a la edad establecida para el concurso. Tails a pesar de tener solo un par de años más, había falsificado sus documentos dando a entender que tenía la edad justa para participar. Ya a la tarde estaba deshaciendo el poco equipaje que traía, solo dos maletas, perfecto para dos días n_n! (Escritora: WTF? O___OUu!?)  Cream hacía un rato que había salido con Tails a hacer turismo, así que no tenía ni idea de que hacer. Me tumbé y miré la pared cuando oí a alguien llamar a la puerta.

"Voy, voy. Vaya... hola, no te esperaba" Intente colocarme un poco las púas, pero Sonic pareció no importarle mi aspecto.

"Bueno, teniendo que solo hace una hora que no nos vemos" Risa incomoda. El se rascó nervioso la cabeza y lo me miré las puntas como su fuese lo más interesante en el mundo. "Pensaba..."

"¿Si?"

"Bueno, ya sabes, es una ciudad nueva... ¿Te apetecería salir a dar una vuelta...conmigo?"

"¡Claro!" Cuando nos miramos fue apenas unos segundos antes de que el rubor nos acalorara las mejillas.

"Bueno... te espero en media hora en el parque que está en frente de la puerta, ¿ok?"

"Ok, hasta ahora"

"Hasta ahora" Cerré y me apoyé en la puerta. Sonic me acababa de pedir salir... juntos... "Oh my god....¡Kyaa es el mejor día de mi vida!" Salté a la cama y empecé a abrazar la almohada mientras reía feliz.

Cuando logré serenarme me puse en pie, me hice con un vestido blanco que tenía una banda negra en la cintura y adornos negros en las mangas. Unos tacones negros de poca altura, medias transparentes, un poco de rimes y brillo de labios y lista. Me ondulé el pelo y el flequillo para darle volumen, sonreí satisfecha con mi reflejo y me enganche una chaqueta negra. El parque era un lugar amplio, al fondo podía verde unos columpios donde niños jugaban y los padres charlaban sentados en los bancos. También había grupos de chavales sentados o bien en el césped o apelotonados en un solo banco. Como no logré ver a Sonic decidí esperar sentada. Pasaban los minutos y no aparecía. ¿A lo mejor me esta esperando en otra zona del parque? No, la puerta se ve desde aquí. No debe andar lejos. Seguro que Knuckles le estará molestando por eso tardará. 

"¿Oye muñeca, nunca te dijeron que es peligroso ir sola por estos sitios? Hay mucho pervertido suelto"

2 comentarios:

  1. O.o? quien sera el que le dijo muñeca? ¬¬ mas vale que sea sonic!!!!! si no muero!!! n_nU
    y Criis >.< :D QUE INCREIBLEEEE!!!!!!! LE GANO!!! LE GANÓ!!! MUAHAHAHAHA!!!! :3 perdón X3
    sonic invitoo a amy a salir NYAAA!! ojala no la deje plantadaaa, yo lo ASESINOOOOO!!!! nooo mentiraa XD
    shii ya se que siempre escribo primero, lo ultimo, despues lo de en medio y luego el princiipioo :3 jejjeje
    bueeeenooooooooo ya sabes que eres genial!!!!
    y y y que me encantaaa tus capiis >w< y y y que eres INCREIBLEEEE!!! aunque ya lo sabias XD, supongo X3 :D
    besiitos y abrazitoos for youu ♥
    Amy Rose - Aycii

    ResponderEliminar
  2. AAAAAAAAH ME ALEGRA QUE CRIS SE SAFARA DE ESTO! x O x Y más vale que ya no asome después aquel sujeto tan desagradable!!! >___>!! Diablos, que feo saber que viene por más!!! DD: <
    Ahora... Uy, pero que bonitos turisteando por allí los muchachos ñ.ñ ... Pero... no me gustó para nada esa frase que terminó con el capítulo, carachos!! X ___ X! Aqswdefrgthyju x ___ x!!

    ResponderEliminar