martes, 30 de julio de 2013

98. Reencuentro

Creí que mi tiempo se congelaría pero, en vez de eso, todo sucedió a tal velocidad que tarde apenas unos segundos en ser consciente sobre que había pasado. Lo último que pude enterarme es que mi cuerpo, exhausto, había dejado de hacerme caso y que Drake me lanzaba una bola de energía con una sonrisa triunfante dibujada en el rostro. Intenté apartarme pero fue inútil, iba a morir. Sin embargo alguien se interpuso en el trayecto de la bola de energía.

 Amy empuño con fuerza a Piko Piko e hizo un intento de batear el ataque lejos. Lo que mi amiga no se esperaba fue la explosión que se produjo cuando ambos cuerpos chocaron, lanzándola lejos entre las mesas. Escuché maldecir a Drake mientras intentaba concentrar otra vez toda la energía en su mano. Mas no le deje que la formase, mi cuerpo volvió a reaccionar y en un abrir cerrar de ojos le tenía cogido del cuello. Su tez se amorataba por la falta de aire mientras yo cerraba mi mano en torno a su cuello.

"Patético" Mi voz sonaba extraña, era una mezcla de la voz de Alicia y mía. De pronto volví a sentirme como aquella vez que me deje llevar por la ira. Salvo que esta vez si era consciente de mis actos y estaba tomando parte. Nadie me manipulaba, por muy horrible que fuera, deseaba terminar con ese ser que me había arruinado estos meses la vida. Lo lance hacía delante y atravesó la sala entera hasta empotrarse de espaldas contra la pared. "Hasta siempre, Drake"

No supe cómo pero en mi mano apareció una bola similar a la de Drake, claro que la mano que la formo era la que controlaba Alicia. Lanzamos la bola al cuerpo magullado del erizo dándole en el pecho.  Pude escuchar su grito de dolor y como tosía sangre. En poco tiempo el suelo a su alrededor se lleno de un líquido negruzco. No entendía nada, sabía que la sangre se oscurecía cuando había mucha cantidad, pero eso no era sangre normal. Era un líquido negro viscoso. Mire como la "sangre" discurría y se esparcía por el suelo, de pronto Drake se río a carcajadas.

"Debí imaginarlo..." Hablaba casi en un susurro, como si comentase un pensamiento en voz alta. Me repaso con la mirada como si me viese por primera vez en su vida " ¿Cómo pude estar tan ciego? Siempre sentí algo extraño pero nunca me llegue a pensar que tú, Rose, fueras... No, Rose no, ¿Cristalice, verdad? ¿O ha vuelto Alicia?" Había perdido la cordura pero eso no quitaba lo importante.

"¿Cómo sabes mi nombre?" No recordaba que ninguno hubiese pronunciado mi nombre y menos aun que Drake los hubiese escuchado. Pero solo se limito a reírse de un modo demente.

"Volveremos a vernos... llave..." Me miró a los ojos y después se deshizo en aquel líquido negruzco para después desaparecer.

"Lo dudo..."

"Cris..." Me giré para encontrarme con unos ojos verde esmeralda empapados en lágrimas. Amy caminaba apoyada en Sonic hacia mi. Tenía algunos raspones y la ropa se le había desgarrado en algunas zonas. Sonic alternaba la mirada preocupada de Amy a mi.

"A-Amy" Sentí un leve mareo al tocar el suelo, al parecer había estado flotando y no había reparado en ello, mucho dolor y agotamiento. Supo al instante que la presencia de Alicia se había marchado tan repentinamente como había llegado. Fue entonces cuando reparé que tenía el hombro y el brazo bañado de sangre.

"¡CRIS!" La eriza se aparto del erizo azul y corrió hacia mí. Cuando se lanzó a abrazarme y la atrape entre mis brazos, perdí el equilibrio y ambas caímos juntas al suelo abrazándonos.

"Amy...yo...lo siento..." Ella me abrazo con más fuerza lo que hizo que me costase respirar. "Amy...n-no puedo...respi-rar..." Amy se aparto aflojando el abrazo pero sin dejar de mirarme como si fuera un espejismo.

"Lo siento. Es solo que... Todo este tiempo, te he echado tanto de menos. Apenas sabiendo de ti por cartas que llegaban muy de vez en cuando, en las que no me contabas todo... ¡Pero estas aquí al final!"

"Yo también te extrañe. Aquí no he conocido ninguna eriza con el mismo problema psicológico al tuyo" Me lanzó una mirada molesta y yo me reí. Por primera vez en meses, me reí de verdad. Al minuto llegaron los demás, Knuckles, Tails y Rouge que se habían dedicado a proteger a los clientes del local de varias sombras que habían intentado atacarlos y los habían tenido que mantener a raya. Sonic también se agacho y me revolvió el cabello.

"Ya te echaba de menos, paliducha"

"Callate, pitufo" Ambos sonreímos. Todo eran abrazos, besos y comentarios divertidos. Cuando detrás del escudo que formaban a mi alrededor pude distinguir una sombra. Tails me estaba hablando de Cream y como habían ido las cosas en mi ausencia cuando yo me quedé muda del espanto.

"No..." El zorrito me miró confundido. Pero yo ya no lo miraba, no podía creer que reunirme con mis amigos traería su fantasma de regreso.

" ¿Ocurre algo Cris?"

"S-Sha..." No podía pronunciar su nombre. Tails cambió la cara de sorpresa a una más tierna "Vuelvo a ver cosas... No lo entiendo, hace casi un año que no me pasaba..."

"Tranquila Cris" Fue Sonic quién contesto "Me parece que se nos ha olvidado comentarte una cosa importante. Shadow...ha vuelto, esta vivo"

Sentí un pequeño golpe en el pecho al oír aquello. Hacía tanto, tras lo de Drake, el accidente de Ángel... Me había olvidado de aquel erizo de ojos carmesí y miraba más fría que mi propio hielo. El aludido parecía no querer acercarse y observaba las escena con rostro indescifrable y serio desde la penumbra.
Intente levantarme pero las fuerzas me  fallaron y me desplome. Pero unos fuertes brazos me atraparon justo a tiempo. Mire aquellos ojos, del color de la hierba. Amy, a su lado, me agarraba con fuerza la mano. Sonreí y cerré los ojos mientras susurraba.

"Llévame a casa...Sonic..."

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-
~Nota de la autora~

Hola gentuzilla, que bueno tener otra vez esta historia en marcha :'D Intentaré no volver a perder el hilo nuevamente u__u'' Perdonarme por todo este tiempo. Y pues eso, ¿qué habrá pasado con Drake? Hoho quién sabe, el futuro lo dirá :B ... Quería también daros las gracias porque el otro día mire por curiosidad las visitas que hacéis gentuzilla al blog y... orgasmo ocular.. 10.000 VISITAS!!! :'D OH MY GOSH OS AMO SOIS LOS MEJORES TTwTT... Intentaré hacer algún dibujin con el equipo dando las gracias pero también si queréis podéis pedirme algo más especial que queráis que haga XD Os dejo que me retéis como recompensa por ser tan bellas personas leyendo este (horrendo) blog ; w ;!!!

Supongo que eso es todo, ahora me pondré con el siguiente capítulo (oh dios tengo miedo a dejar mucho tiempo sin escribir no vaya a ser que se me vuelva a chascar el pinche cerebro y no me salga nada D: nois!) Un abrazo psicológico (si sabes de dónde saque está frase tienes premio owo!, solo el primero que comente y lo diga ¬3¬) y un besazo de esta humilde servidora :3

Cristalice 

sábado, 20 de julio de 2013

97. El final de las mentiras

La capucha negra me tapaba el rostro pero aun así yo podía ver por donde pisaba. Sentí el calor de los focos sobre mí y un rugido de aplausos era lo único que alcanzaba a oír. Hector me sonrió y Scarlet me lanzó una mirada con la que entendí un <Ya estabas tardando>, asentí con la cabeza y me dirigí al micrófono. Alce los brazos saludando y haciendo callar a todos. Tome aire sabiendo que una vez que abriese la boca no habría vuelta atrás.

"Buenas noches a todos. Gracias a todos por estar aquí esta noche. Antes de comenzar con nuestra canción quería decir unas cuantas cosas" Mire al público, vi que todos estaban atentos y pude distinguir en una de las mesas del fondo a Drake con una copa en la mano y varias chicas de compañía con él. No me miraba, pero lo iba a hacer "Esta canción se la dedico a Drake, quién con sus propias manos me maltrato, violo y casi termina con la vida de un buen amigo mío" Me quite la bata y la capucha dejando todas mis heridas a la vista. Mi aspecto era horrible y pude oír los gritos ahogados del público. Vi relucir los ojos verdes de Drake llenos de rabia y odio. "Pero gracias a él, jamás volveré a dejarme dañar por ningún bastardo y mucho menos a callarme. Esta canción es para ti, ángel de oscuridad..."

                  *                                                     *                                                           *

No podía dar crédito. Después de tanto tiempo solo teniendo rara vez noticias de ella por sus cartas, la tenía frente a mí. Estaba mucho más delgada hasta el punto de que se le notaban los huesos, tenía la piel amoratada a golpes en distintas partes del cuerpo y el cabello gris mucho más largo. Pero su voz la delataba. Era mi Cris, nuestra Cris. Mire a los chicos y estaban igual de sorprendidos que yo. El único que parecía no extrañarse era Sonic, parecía que ya sabría que esto pasaría. Pero...¿cómo?

Las luces se centraron en el etéreo cuerpo de mi amiga. A pesar de su desastroso aspecto , ella parecía tener una fortaleza que no tenía la última vez que la vi.  (Canción de Cris: https://www.youtube.com/watch?v=SZ7zee9h9ts )

"Angel of darkness....Angel of darkness... The world is in your hand. but I will fight until the end"

"Es Cristalice. Se ve distinta..." Oí comentar a Tails que no apartaba los ojos de ella como si intentase resolver un problema sin solución.

" When darkness fall... Pain is all. The angel of darkness will leave behind. But I will fight" Tenía los ojos cerrados casi toda la canción y cuando los abría miraba desafiante al público. Pero no sabría distinguir a quién en particular. "The love is lost. Beuty and light have vanished from garden of delight. The dreams are gone, the night has come. The darkness is our new kingdom"

<<Cuanta tristeza y odio... Cris, ¿qué te ha ocurrido y no me has contado? ¿Por qué no me avisaste sobre ese idiota que te ha causado tanto daño? ¿Por qué?>>

"You can't hide from the eternal light. Until my last breath, I will fight. I will fight..." La gente parecía gustarle la canción y seguían el ritmo moviéndose en sus asientos mientras los más atrevidos estaban de pie dando saltos al ritmo de la música "Now realize, the stars they die. Darkness has fallen in paradise. But we'll be strong and we'll fight against the creatures of the night! Angel of darkness....Angel of darkness (8)"

La canción termino y el público enloqueció en aplausos y bitoreos. Me gire para decir a Sonic que teníamos que ir a buscarla pero no estaba, mire alrededor pero no había rastro del erizo azul.

"¿A dónde habrá ido Sonic?" Tails se encogió de hombros en respuesta. Rouge molestaba a Knuckles mientras este intentaba tomarse su copa y Shadow seguía en su pared. No había dado importancia al regreso de Cris.

                  *                                                     *                                                           *

Recogí mi bata y volví a tapar mi cuerpo con ella. Scarlet y Hector ya se habían bajado del escenario recogiendo sus instrumentos. Camine sin prisa y con el corazón latiendo a mil por hora de la emoción. Ya no tenía que esconderme más, la sola idea de volver a Green Hill me hacía sentir como si una luz que creí apagada empezase a brillar arrojando un cálida luz en la oscuridad en la que había sobrevivido todo este tiempo. Abrí la puerta que llevaba al improvisado camerino compartido. Cogí unos vaqueros, una camiseta y me recogí el pelo en una coleta.

"Ya casi estoy chicos" Sonreía como una tonta mientras corría a reunirme con los que hace tiempo abandone.

"Vaya vaya, parece que para ser tan guapa el don de escuchar no es lo tuyo, ¿no, preciosa?" Drake apareció de entre las sombras, estaba apoyado en la pared lanzando algo que no alcanzaba a ver al aire. "Decir esas cosas feas sobre mi no esta bien... No, no, no. Me temo que tendré que castigarte"

"Déjame en paz, aquí hay demasiada gente. Si me tocas, gritaré y ¿a quién crees que creerán? ¿Al violador o la chica herida?" Se rió y hizo desaparecer lo que tenía en las manos.

"No podrás gritar...si no puedes abrir la boca"

"¿Qué pien-...? ¡AH!" Aquellas malditas sombras salieron de su espalda y se abalanzaron sobre mí. Toda aquella alegría que minutos antes había sentido desapareció sustituyéndose por un miedo atroz "¡BASTARDO!"

"Shh... No lo hagas más difícil, muñeca"

Gemí al notar como las manos iban subiendo y enredándose alrededor de mi cuerpo. Eran como si varias serpientes se deslizaran sobre mis piernas hasta mi pecho mientras apretaban con fuerza. A pesar de todo, no había servido para nada. Drake me mataría en aquel oscuro pasillo, a escasos metros de donde estaban toda la gente que yo había querido en mi vida. Era mi fin.

<<¿Tan pronto te rindes?>> Esa voz...

<<¿Alicia?>>

<<¿Quién si no, estúpida? No pienso consentir que mates mi cuerpo y mi único medio de...>> Silencio <<¡Lucha maldita sea, luchemos contra ese bastardo que osó profanar nuestra inocencia! Lucharemos...>>

"...juntas...."

"¿Qué dices?" Sentí una increíble fuerza y como recuperaba mi poder. Drake levanto la vista sorprendiéndose de lo que veía, el blanco de mis ojos se había vuelto negro y uno de mis ojos era de un azul intenso mientras que el otro seguía siendo verde.

"No pienso dejar que un ser tan repugnante como tú sea quien me mande al infierno, antes... ¡Te mandaré yo con mis manos!" Un montón de pinchos de hielo salieron de mi, sus sombras atravesaron las huesudas manos que me retenían. Pude oír un leve gemido de dolor antes de que desaparecieran.

"Imposible..." Drake tenía los ojos muy abiertos, miraba como sus criaturas retrocedían agonizantes para desplomarse y desvanecerse dejando una mancha negra tras de si en el suelo. Apenas me daba cuenta de los movimientos de la mitad de mi cuerpo pero sentí como de ambas manos se formaban dos dagas de hielo, a la cual más afilada.

"¡MUERE!"

Tomé impulso y me abalance con las armas en alto apuntando a su cuello y al corazón. Sin embargo, Drake se aparto justo cuando una de las dagas casi le rebana el cuello. Sus ojos se encendieron y parecían brillar en la oscuridad, de un color verde lima. Ambos empezamos a luchar. El evitaba con rapidez mis intentos de reducirlo a pedazos y el me lanzaba ondas de energía oscura. Solo podía pensar en una cosa: matar. Algo estaba claro, uno de los dos esta noche sería acogido por la muerte en su seno.

La energía de color morada se formo en sus dos manos y me las lanzó al mismo tiempo. Yo salte evitando el golpe pero las dos esferas reventaron la pared. Ahora toda la gente que disfrutaba sentados en sus mesas miraba horrorizados como una de las paredes explotaba repentinamente. Pude escuchar los gritos y la gente correr a la puerta para alejarse del peligro. A pesar de la pelea, no pude evitar mirar tras de mi para comprobar que nadie había salido herido. Pude ver a Amy entre el gentío pero no alcancé a ver más. Drake había aprovechado que había bajado la guardia para atacar. La bola de energía me golpeo en el hombro y me lanzó por los aires. Todo me daba vueltas, el erizo se acercaba a mi degustando el momento mientras formaba otra bola de energía con la que terminaría conmigo. Tenía que ponerme en píe, luchar y matarlo. Pero mi cuerpo estaba herido y débil, no parecía querer hacerme caso y moverse.

"Adiós, Rose. Lástima que tengamos que terminar de este modo. Pero... no puedes decir que no te avise" Iba a lanzarla pero algo se interpuso en su camino. Algo no, alguien.

"¡Aléjate de ella, cabrón!"

"¡Pero si es el nenaza que me encontré el otro día! ¿Cómo está tu novia? Seguro que no le darás tanto placer como la daría yo. Como estaba la jodida guarra"

"Grr ... ¡Hijo de puta!" Iba a darle un puñetazo pero Drake lo aparto lanzándole con una de sus sombras

"Buen vuelo, azulito" Su risa me causo nauseas y me hizo enfadar. La sangre me hervía de rabia y odio.

"No se te ocurra tocar a mis amigos. O juro que te arrancaré los brazos"

"Pero mírate, apenas puedes moverte ¿Y me amenazas? JAJAJA. Se acabo" Lanzó la esfera directa hacia mi. Su luz morada me rodeo. Oí a alguien gritando mi nombre. Amy. Algo despertó en mí... ¿Sería mi fin?

96. Se acerca la hora

Era ella. A pesar de que estaba algo alejada del escenario podría distinguir esas púas rosas y ojos esmeralda en cualquier lugar. Me revolví en mi asiento, lo recuerdos y la añoranza me atraparon sin posibilidad de escapar.
" Fíjate que curioso, Rose, esa chica se da un aire a ti. Que curiosa es la vida" Comentó Scarlet con buen humor.
"Si... curioso..." <<Amy...>> Miré a la eriza que había tomado el micrófono entre sus manos. Deseaba levantarme, correr hacía ella y abrazarla con todas mis fuerzas. Pero mi cuerpo no se movió un ápice del asiento. Me limite a mantenerme callada y mirar a mi vieja amiga.
" Estro va por ti, amiga" Susurro Amy al micro. La iluminación disminuyo y empezó a sonar la música. (Canción de Amy: https://www.youtube.com/watch?v=8lOfM4ehwFo se que la canta un chico, imaginaros la voz de Amy XD) Un solo de guitarra, la música era tranquila a diferencia que las últimas actuaciones. "Es difícil volar cuando esperas la caída..." La mire, tenía los ojos cerrados y llevaba una camiseta blanca que llevaba una pequeña cinta bajo el peco que se ataba formando un pequeño lazo, una falda vaquera y unas botas color marrón claro. Se veía muy guapa y mayor, no parecía la niña que conocí accidentalmente en una celda.  "Es difícil soñar cuando no ves la salida... Cuando el tiempo que queda, se acabo en cada espera. Y siempre así y siempre así...  Mas si miras verás unos ojos convencidos, de que soy lo que soy por nacer donde he nacido." Vi como sonreía y miraba a la mesa donde estaban todos sus amigos, su familia. " El latir más sincero, el misterio en que creo, aun sigue aquí, aun sigue aquí... " Se llevo la mano que tenía libre al corazón.  "¡Y aunque ahora el mundo gire en otra dirección, eres tú quien de la sentido... a lo que dice tu dormido corazón!. No todo está perdido... Dímelo, de verdad, la respuesta no es la huida..." Su voz sonó tan triste al decir esa frase que me causo una punzada de culpa. Yo había huido como una cobarde, dejando atrás solo un papel con una corta despedida. Sin dejar nada claro. Estaba claro que aquella canción iba para mi. "... no encontrando un camino, eludiendo un destino, que vive en ti, que vive en ti, ahora y siempre.." La melodía me atrapo, no oía nada más que aquellas notas de música y la voz dulzona de mi amiga.
                           *                                            *                                                       *
"Gracias..." Hice una rápida reverencia mientras corría a bajarme del escenario. El pecho me subía y bajaba descontrolado, me ardían las mejillas y me sentía como si hubiese corrido una maratón.
" Vaya con la rosita, si al final tendrás talento y todo" Rouge me miró sinriente mientras yo me desplomaba en el asiento.
"Me parece que acabáis de ver mi primera y última actuación, muchachos" Todos se rieron.
"Y ahora el momento que todos esperábamos" El anuncio del dueño del local capto la atención de clientes y concursantes "Me enorgullezco en presentar a nuestros chicos, por desgracia Mina no podrá acompañarnos esta noche. Pero les dejo con la hermosa vocalista de Rose. Con todos ustedes, Heart of Ice" El público respondió con silbidos y aplausos. Me parecía curioso el nombre del grupo y de la cantante pero decidí no darle importancia. Al poco tiempo el primer integrante subió al escenario. Era un toro, tendría veinte años como mucho, espalda ancha y fuertes músculos. A primera vista causaba algo de miedo y respeto.
<<Seguro que nadie se atreve a molestarlo. Pobre del iluso que lo haga...>> Pensé a mis adentros mientras el toro se sentaba en el sillín de la batería y lanzaba las baquetas al aire. Una chica se subió al escenario. Era una leona alta y delgada, llevaba una camiseta algo tuneada y los vaqueros rotos. Pero lo que llamo más mi atención era su pelo, de un color azul turquesa intenso. Camino hasta el centro del escenario y tomo la guitarra. Solo faltaba la cantante.
                             *                                               *                                                      *
Me di un pequeño repaso a la larga melena y a mi traje. Llevaba una bata que tapaba las cortas prendas que dejaban al descubierto cada uno de los moratones y heridas que Drake me había causado. Esta era mi oportunidad de desenmarcararle delante de demasiados testigos como para que me dañase a mi o a ellos. Iba a salir cuando note una presencia. De entre las sombras saldio aquel desgraciado erizo sonriendo.
"Extraña indumentaria pero aun asi luces muy sexy, eh muñeca" Note como me tomaba de la barbilla y me analizaba.
"Esfumate. Tengo que salir a cantar" Drake vacilo pero me termino soltando. Se giro y parecia que se iba a marchar.
"No me obligues a que nuestra historia termine mal, preciosa. O te juro que lamentarás haberme cabreado" Tras esa amenaza desapareció de mi vista y pude soltar el aire que había mantenido. A pesar de sus amenazas no me iba a amedrentar. Era hora de destapar la verdad.
"¡Rose!" Asustada me gire pero me tranquilice al ver que era Lalo "Bueno, Cris, tu ya me entiendes. Solo venía a decirte que mucha mierda y a darte esto" Cogio mi mano y dejo caer algo dentro. Cuando me soloto pude ver que era un colgante con forma de corchea.
"Oh Lalo...Es precioso..." La ardilla sonrió moviendo levemente su azulado flequillo.
"Es para que te acuerdes de mi cuando te vayas" Lo mire sin entender y Lalo sonrió con ternura "No soy ciego, he visto a esa amiga tuya, Amy. La reconocí cuando la vi salir de cambiarse. Era tal y como la relatabas siempre. Sé que tras esto... volverás  con ellos. No, no te disculpes. Lo entiendo y pienso que es lo mejor. Ya es hora de que Cristalice recupere su vida de aventuras" Me tire a sus brazos y lo estreche bien fuerte.
"No importa a donde vaya. Siempre serás mi loca favorita" Cuando nos separamos vi que tenia la mirada cristalina. Se aguantaba las lágrimas.
"Anda tira. Es hora de que brilles como las estrellas" Me dió un pequeño empujon hacia las escaleras y se despidio para volver a la mesa. Respire ondo.
<<Lalo tiene razón. No puedo seguir viviendo una mentira. Es hora de salir y recuperar mi vida. Pero primero es hora de hacer justicia>>
Me lleve la mano al amuleto que descansaba en mi pecho. Sentí como me daba algo de seguridad y calma.
"Ángel...Esto va por ti" Y sin dudar me lance a subir los escalones. La hora de la verdad había llegado después de tanto tiempo.