domingo, 23 de septiembre de 2012

91. Sueño profundo

Cuando pude volver a sentir, estaba sobre un suelo frío y liso. Oí unos cuantos gritos ahogados antes de abrir los ojos. Habíamos aparecido en medio de la puerta de urgencias. Respiré agotada y miré a las enfermeras. Apenas sentía ya su corazón y no respiraba.

"A-ayuda..." No me respondían las piernas. Las enfermeras gritarón cosas que no entendí.

Se llevaron a Ángel en una camilla. Una enfermera le había puesto una mascara de oxígeno. Aunque quería acompañarles, me derrumbe nada más dar el primer paso. Estaba aturdida y exhausta. Un par de enfermeras me intentaron levantar, sus voces sonaban distorsionadas y lejanas, pero por sus caras parecían que yo también necesitaba atención médica. Al principio me resistí, pero me llevaron a regañadientes.
Cuando me tumbaron en la camilla, aproveche que las enfermeras me daban la espalda para llevarme la mano al bolsillo, cuando lo tenía en la mano me lo lleve al cuello para ponérmelo. El brazo derecho me dolía horrores, pero prefería sufrir ese dolor a "otro tipo" de dolor.

No sé cuanto tiempo pasé en aquella camilla. Las enfermeras me limpiaron y vendaron las heridas. En cuanto estuve lista, me quise ir a ver a Ángel. Necesitaba saber que el estaba bien. Pero las enfermeras me volvieron a tumbar. Forcejeé pero note como una de ellas me pinchaba algo en la vena. La medicina me sedo y caí rendida, más por el cansancio.


Caminaba por el pasillo apoyándome en las paredes. Tenía que encontrar su habitación. Saber que estaba vivo y a salvo. Tras vagar por un pasillo desierto dí con un doctor.

"El zorro negro..." Miró al cielo pensativo y comprobó un cuadernillo "Si, llego anoche. Paro respiratorio, múltiples contusiones, extremidad y dos costillas rotas" Por la tranquilidad de su voz, parecía algo relativamente controlado.

"Entonces, ¿está vivo?" Pregunte esperanzada. El lince me miró,  ojeó la hoja y se le cambio la cara.

"¿Usted es familiar suyo?" Me miro de arriba a abajo. Supongo que mi mal aspecto (un brazo y casi medio cuerpo vendado, moratones, etc...) no parecía convencerlo. Aun así, yo parecía haber sido la única preocupada. "No lo voy a mentir señorita, está mal. Muy mal. Cuando llego aquí estaba más muerto que vivo, hicimos lo que pudimos. Pero..." Parecía que a él, hablar, fuera más doloroso que echar sal en una herida. "Mejor sigame. Siempre dicen que una imagen vale más que mil palabras"

Y tanto que si valía. Cuando la puerta se abrió, pude notar el olor a cerrado y el pitido de las pulsaciones. Las persianas estaban echadas, aun así, una lampara de mesilla alumbraba a Ángel. O lo que quedaba de él. Tenía vías en cada brazo. Unas para suministro de sangre, otra para el suero y otra para el alimento. Como si no fuese suficiente, llevaba una de esas horribles mascarás transparentes, lo que hacía que siguiese respirando. El pulsimetro sonaba estable. Aun así, mi cuerpo se tambaleo. Aquella imagen era aun peor que lo que me ocurrió horas antes. ¿Horas? Ahora parecía todo muy lejano.

"Está en coma, es posible que si vuelve en si, su memoria podría estar dañada o meramente olvidarse de todo. Lo lamento"

Cuando el doctor me dejo allí, me senté junto a su cama a tomarlo de la mano. Vi una pequeña cómoda en la sala. Abrí los cajones y encontré algunas hojas olvidadas. Entonces se me vino una idea  ala mente. Salí al pasillo en busca de alguna enfermera. Luego regrese a la habitación con el boli prestado. Mire nuevamente a Ángel y empece a escribir. Cuando termine, doble el papel y lo deje en la mesilla de noche junto a él. Lo miré y sentí una puñalada. Yo era la causante de tanto sufrimiento. Otra vez. Primero Sonic. Y ahora, Ángel, solo que esta vez fue de manera indirecta.

"Idiota. Si no me hubieses ayudado... Ahora estarías bien, tocando la guitarra y ligando a todas las chicas. Lo siento, ojalá cuando despiertes me hayas olvidado. Ojalá empieces de nuevo y la vida te sonría.  Aun te debo aquella cita, pero me temo..." Mi voz sonaba ronca por las lágrimas. Aparte la mirada pero hice un esfuerzo enorme por ver su cara. Imaginando sus ojos azules fijados en mi. Tan brillantes, que el echo de no verlos, me hacía sentir más la penumbra. "Me temo que no podrá ser. Siempre me has ayudado. Apareciste en mi vida varias veces, y aun así nunca llegue a pasar más de un día a tu lado. ¿Curioso no? Y ahora...Ahora no podremos volver a estar juntos. Sabes... odio despedirme, pero se cuando es lo mejor. Has sido un gran apoyo y siempre estabas ahí, aunque yo no te lo pidiese. Por eso...Gracias" Besé su frente, majándolo un poco. "Hasta siempre, Ángel"

Salí de la sala sin molestarme por quién me viese llorar. Fui a la habitación en la que estaba mi ropa, me puse el camisón sobre el del hospital y luego me tape con la bata. Me aleje de allí. Viendo cada corto momento que pase con el zorro negro. La fiesta de la playa, el comunicador, la librería, el concurso, la pradera... Todos en los que apenas habíamos intercambiado una mirada y tontas charlas. Y cada paso que daba, alejaba el peligro de él. Le alejaba de mi.

2 comentarios:

  1. T.T pobre Criis!!!! y pobre Angel!!!! casi lloro, ojala se recupere,criis esta triste por el, pero no deveria de culparse, si no fuera por ella el no hubiera llegado a emergencias, u_u bueno haber que pasa n_n, estubo nya! de increible X3
    ioo tmb publique en mi blog \(^0^)/ pense que no lo haría, pero siii, bueno te comento por tu capii genial y para que sepas que aun soy tu fiel seguidoraaaa =D
    sin mas que decir, me voy al infinito y mas ayaaaa XD
    cuidate muchoo :3
    Amy Rose - Aycii

    ResponderEliminar
  2. Aaah destino? ): Siempre esperé con gusto a que algún día se trabase algo fijo entre Cris y Ángel, aunque sólo fuese amistad pero... Ñaaa, que feo ): Que no salga de su vida ),:
    Ñaña... me mató un poco la coincidencia de que, con o sin Alicia (O acaso ella tuvo que ver!? o___<) una vez más un ser querido de Cris quedó al borde de la muerte, si no es que morirá pronto u.u
    Ooooh, adoré este trágico capítulo! \ ; A ; / ! Seguid así, mujer! \ ; A ; /!

    ResponderEliminar