miércoles, 5 de septiembre de 2012

89. Inocencia desvanecida

AVISO IMPORTANTE!!
Este capitulo contiene temas bastante...no aptos para mentes inocentes o sensibles? (infantes por ejemplo o-o)   Lamento si causa algún trauma a alguien u__ù'...Pero os lo juro que no se podía evitar los siguientes sucesos ; O ; !!
PD: Lamento haber abandonado por tanto tiempo el blog pero ahora quiero regresar y espero que ustedes comenten! ; v ; Sino terminaré yéndome otra vez u . u



Llevaba un buen rato a remojo, mirando a la nada. Su recuerdo sonriendo regreso a mi mente. Resople y volví a hundir el rostro. ¿Por qué no dejaba de recordarle?  Los recuerdos de aquella noche en la pradera con Ángel, se veían interrumpidos por cortos flashbacks de momentos junto a Sonic. A pesar de estar bajo el agua, sentí el escozor propio de las lágrimas. ¿Por qué lloraba? ¿Por él? ¿Por Ángel? ¿Por no poder relacionarme con nadie sin sentir, que yo misma, podría terminar con su vida en cualquier descuido?

Odiaba aquella situación. Estaba encerrada en mí, y yo con ella. Mis sentimientos se habían vuelto un arma demasiado peligrosa. Sabía perfectamente que Alicia no se conformaría. Y que la cadena que la mantenía a raya, tarde o temprano terminaría cediendo. Temblé al imaginarme otra vez las pesadillas, su fantasma merodeándome y torturándome. Solo uniéndome a ella pararía. Pero aquella conexión breve que mantuvimos, me dí cuenta que sería aun más peligrosa.

No, no y no. No iba a pensar en eso. Alicia estaba encerrada y con el collar estaba a salvo. Pero el colgante no me protegía del dolor y la añoranza. Entonces rememoré aquellos momentos en la colina. Después de que me confesará a Ángel…

*FLASHBACK *

Tras confesar mi verdadera identidad, Ángel no hablaba. Estaba muy raro, ausente e impactado. Tras un rato de mirar al suelo aun impactado, solamente dijo:

“Tú…Tú eras la chica prisionera. La del comunicador…”

Al principio no le entendí pero luego acorde mis días en el ARK. Me lleve las manos a la boca, ahora yo era la impactada. ¡Por eso se me hacía tan conocida su voz! ¡Él fue el chico que me ayudo a ponerme en contacto con Tails! Mientras yo lucía como quién acaba de ver a un fantasma, ángel volvió a ser el mismo por breves instantes.

“ Aun tienes que cumplir tu parte del trato. La cita” Tras esa broma yo empecé a salir de aquella azotada de recuerdos y lo miré sonrojada. Pero no supe que contestar. De pronto sus ojos dejaron de mirarme a la cara y descendieron levemente. ¿¡Me estaba mirando los pechos!?

“¿¡Se puede saber que demonios mi-!?“ Estaba por golpearlo cuando me interrumpió.

“Ese colgante…” Como un acto reflejo me tomó muy fuertemente de los brazos “¿¡Dónde lo has conseguido!?”

“¡Ah! Me haces daño…”

“¡Contesta!” Sentí mucho miedo. Sus ojos no se veían iguales. El azul oscuro tenía unas motas verde intensas anormales. 

“¿¡A ti qué te importa!? ¡Suéltame, me haces daño!”  Lo miré enojada y de pronto las motas verdes desaparecieron y Ángel me miró confundido. Me soltó deprisa y se aparto de mi y yo de él. Ambos nos mirábamos con miedo.

“L-lo siento… yo…” El horror estaba plasmado en sus ojos. Nos sostuvimos la mirada, confusos por lo sucedido. Con la cabeza agachada y dándome la espalda, se puso en pie. “Será mejor que te llevé a casa. Lalo ya habrá llegado y estará preocupado por ti”

No discutí, ni le hable tanto por el descenso como por el regreso en coche. Sin despedirnos, tomé mi mochila y salí dando un portazo. La vacía casa me recibió con los brazos abiertos. Al cerrar la puerta me apoye y me deslice hasta terminar sentada en el suelo. Lloré y lloré agarrando el amuleto. Lamentando el amargo regalo que el destino me había brindado.

*FIN FLASHBACK*

Desde esa noche, no volví a ver a Ángel por el local ni ningún lado.  Llevaba unos días desaparecido y eso no hacía más que alimentar mi curiosidad. Saqué la cabeza y vi mi reflejo con el amuleto al cuello.

“Cuando Ángel lo vio, parecía reconocerlo. Debo hallar con él y descubrir que sabe el del amuleto. Puede que quizás sepa algo de los causantes de la muerte de mi familia adoptiva…”

Estaba decidido, mañana buscaría a Ángel. Aunque tuviese que poner patas arriba todo Broken Dreams, lo encontraría y le haría responder a mis preguntas. Con los ánimos renovados salí de la bañera y tome una toalla.
Me estaba secando las púas cuando hoy la puerta principal abrirse  cerrarse.

“¿Lalo? ¡Qué pronto volviste! ¡Estoy en el baño enseguida termino!” No obtuve respuesta más que el sonido de unos pasos fuertes. Muy diferentes a la gracia con la que se movía la ardilla. Se dirigía hacía el baño. Vi el manillar girarse.

“¿¡No puedes esperar un poco!? ¡Tengo que vestir- “ El horror se dibujo en mi cara al verle. ¿Qué hacía el aquí?

“Hola muñeca” Me guiño el ojo y me miro de arriba abajo “Fiiiu te luces muy sexy así con solo la toalla” Agarré con fuerza la toalla que cubría mi desnudo cuerpo.

“¿Qué haces aquí, Drake?” El erizo sonrió con narcisismo y empezó a caminar hacía mi. "¡Quieto o llamo a la policía!"

"¿Con qué teléfono?" Su picara sonrisa me erizo todas las púas. A pesar de mis amenazas y advertencias, él se acercó a mi y empezó a caminar  ami alrededor. Como una bestia que se prepara para atrapar a su asustada presa. "Vaya nena, me pones malo. ¿Por qué no nos dejamos de chorradas y vamos a lo que importa?"

Se abalanzó sobre mi, pero logré evadirlo en el último instante. Me coloque en la otra punta, frente a frente, esperando su próximo movimiento. Jugamos al gato y el ratón dos veces, antes de que un golpe suyo en mi pecho me cortará la respiración y me hiciera golpear contra la pared.

"Ya basta de juguecitos, niña. Ya que tu me estaría quieta, porque sino ¡TE INMOVILIZARÉ A GOLPES!" Iba a golpearme pero, a pesar de la conmoción, un reflejo me hizo agacharme y rodar. Pero cuando fui a levantarme para salir por la puerta, algo  me tomo de las muñecas.

"¿¡QUÉ!?" No entendí nada, Drake aun estaba en la pared de enfrente. Entonces las vi. Las sombras. Dos me sujetaban a ambos lados, impidiéndome levantar. Pataleé y grite ordenando que me soltarán.

"Esto es lo que yo quería, pero no seas tan escandalosa preciosa, aun ni hemos empezado" El sonreía mientras notaba como se sentaba sobre mi cadera. Acerco su rostro al mio y olió mi cuello "Delicioso... No puedo esperar más, es hora de hacer lo que llevo esperando todo este tiempo" Lo miré y negué primero levemente.

"No..¡No, NO POR FAVOR!"  Las sombras hicieron lo propio con mis piernas, separandolas a pesar de la fuerza que hice para mantenerlas cruzadas, fue inútil. Estaba inmovilizada. No podía escapar, solo gritar pidiendo ayuda y esperar a que aquella pesadilla terminase pronto. "¡SOCORRO! ¡ SUÉLTAME, NO NO!"

"Te ves tan linda cuando estás asustada..." En sus ojos grises se reflejaba la lujuria y el deseo. Se quito la camisa, luciendo sus músculos, y se agacho mientras oía como se empezaba a bajar la bragueta. Iba a besarme, espere a que estuviese cerca y lo escupí en un ojo "¡Arg! ¡Maldita zorra!" Una sonora bofetada fue la respuesta. Note que me había mordido en el labio inferior. "Puedo golpearte todo el día si sigues resistiéndote, preciosa, te puedo jurar que no me importa en absoluto" Me cogió la cara con fuerza y me beso. Yo empecé a escupir asqueada. "Tranquila preciosa, lo que viene ahora te gustará más" Sin poder hacer otra cosa que observar, vi como su mano deshacía el nudo de la toalla.

"Cuando salga de esta, ¡TE MATARÉ! ¡No seré tuya jamás!" Intente forcejear pero era inútil. Drake no me escuchaba, estaba muy centrado en deshacer el nudo. Tras eso, lanzo la toalla lejos, dejándome completamente desnuda a sus ojos, que brillaron con su maníaca sonrisa.

"Pues hoy vas a ser mía, en este preciso instante" Su carcajada se mezclo con mi gemido. Lo note. El pinchazo. El dolor. Grite de dolor, diciéndole que se detuviese. Pero no paro, siguió y más rápido. Había leído en alguna novela sobre la primera vez, pero yo siempre pensé que sería algo especial, intimo, con esa persona especial. No de esta manera. Deje caer mi cabeza y me rendí, era inútil cualquier cosa. Mire el techo imaginando las estrellas. Y de pronto una cara, una niña pequeña con dos trenzas, la reconocí, era yo de niña. Mi espejismo me sonreía y se despedía de mi. Antes de desaparecer vi a otra persona, Red aparecía con apenas 11 años y me tomaba de la mano. Llevándola lejos de mí. Vuelve... Por favor, vuelve...

Mi inocencia. Drake me arrebato lo único puro de mi ser. Y de la manera más cruel. Aquella noche, entre gritos y golpes, fui violada y maltratada.  Con el único consuelo de que aquello terminase pronto. 

2 comentarios:

  1. O_Ó LO VOY A MATAR!!!!!!!!!!!!
    SE VA ARREPENTIR DE HABERLE HECHO ESO!!!! ESTO ES GUERRAAAAAAA, ¿lalo porque la dejastes sola? T_T
    pobresita u_u, dejando el tema del blog n_n
    QUE BUENO QUE REGRESASTES!!!!!, ya te extrañaba, me habia quedado con la intriga de que le habia dicho Cris a Angel acerca de su nombre o.o, el conoce el collar y parece que no le gusta mucho ñ.ñ bueno pues haber que continua =D
    \(^o^)/ estubo icreible que regresaras, yo tmb tengo muy abandonado mi blog pero ya voy a terminar mi proximo capii :p para continuar mi historia, he tratado de hacerla lo mas humoristica posible, apesar de que no es mi fuerte -__-''', ok el punto es QUE VOLVISTES!!!! :D n_n bueno cuidate muchisimooo, muchos besos y pss que CONTINUES ASI, COMO SIEMPRE!!!!
    con cariño :D
    Amy Rose - Aycii

    ResponderEliminar
  2. AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH! ME IMAGINÉ QUE ESTO PASARÍA! ME IMAGINÉ QUE ESTO PASARÍA PERO... AAAAAAH! ME NEGUÉ A CREER QUE PASARÍA, NI MUCHO MENOS ME IMAGINARÍA QUE PASARÍA COMO PASÓ! MALDITO DRAKE! DDD: Aaaaah que capitulillo tan fuerte y feo ),: (Digo, el capítulo asombroso como siempre pero... pero.. eijgwoijgoiew me entiendes!!! \ ; A ; /!!!)
    Aaaaah malditas sombras (?) o____^<!

    ResponderEliminar