martes, 20 de diciembre de 2011

77. La carta. La verdad al descubierto

"Que largo..." Jugaba con mi cabello, él cual estaba novedosamente crecido. Ya me llegaba hasta los hombros. Y me costaba acostumbrar a verme con pelo largo. "Debió de crecer cuando estaba poseida...-suspiro- Aun así nada parece lo mismo...¡AU!" 

"Lo siento ^-^U" Amy que se encontraba cepillandome el pelo (Al parecer la idea de que tuviera el pelo largo, había echo que la encantara hacerme peinaditos -___-?) " Que hermoso te quedo el cabello *o* en serio, no te lo cortes por nada del mundo! x3 Te sienta bien el pelo largo ^^...¿oh?" Yo me aparte y me apoye contra la repisa de la ventana mirando con tristeza al exterior "¿Dije algo malo?..."  Amy me miraba preocupada mientras yo negué con la cabeza

"Amy..." Mi voz sonaba como si de un momento a otro hubiera perdido toda mi energía "No sé si seré capaz..." Amy me acarició un hombro y me sonrió "No se si seré capaz de no venirme abajo en el funeral..."

" Tranquila Cristalice, tú eres una chica fuerte como yo. Podrás aguantar lo veras..."

"No estoy segura..." No quise seguir hablando del tema y deje que Amy siguiera creando un peinado en  mi cabello. Tras eso y con muchísimo cuidado me coloque el vestido negro. Amy hacía horas que estaba lista. El único motivo por el que me ayudaba era porque mi fuerza desaparecía al tocar la prenda.

"Funebremente hermosa" El comentario de Amy me hizo sonreír débilmente. Tras eso fuimos a pie al cementerio.

 Era hermoso. No parecía un sitio de descanso eterno, sino un parque donde tumbarte a la verde hierba a descansar los soleados días de primavera. Las lápidas formaban un pasillo, cada cuál más llamativa o fúnebre que la anterior. Al fin llegamos al lugar, amigos de Jaser Craft y parientes lejanos formaban un corrillo al rededor de la puerta de la iglesia. Los pésames me llovieron del cielo y por todos lados. Gente que había un año que no veía, caras de un pasado ahora demasiado doloroso. Amy me rescato de aquel tronado de pésames hasta una esquina de la iglesia donde me esperaban todos mis amigos. Abrazada a Amy entre a la Iglesia. La ceremonia transcurrió lenta y pesada. Hice mi discurso de despedida y tras eso, todos salimos afuera a proseguir con el entierro.

"Ojalá fuese todo una pesadilla..." Susurre mientras caminaba aguantando las lágrimas. Amy me apretó la mano y con esfuerzo, llegue caminando con mis piernas hasta las tumbas. Tras celebrar todo me quede un rato sentada frente a las tumbas mientras todo el bullicio desaparecía para seguir con sus vidas.

"Vamos Cris, te llevare a casa..." Sonic me tomó en brazos y corrió á la velocidad de siempre. Pero ni eso consiguió divertirme como antes.

Entre a mi casa y me refugié en la soledad. Camine por toda la casa viendo las fotos y dejando entrar los recuerdos y sin ser capaz de hacerme a la idea de que nunca más me despertaría y podría dar un beso de buenos días a mis padres, ni verlos, ni decirles los buenos padres que fueron. Sin pensar, termine en el despacho de mi padre. Todo estaba ordenado y tal y como lo había dejado. Una ira me llego y empecé a lanzar las cosas.

"¿¡POR QUÉ!? ¡ELLOS NO SE MERECÍAN ESTO! ¡ELLOS NO MERECÍAN ESO! No...no lo merecían..." Mire al suelo, ahora plagado de papeles y demás. Cuando algo me llamo la atención. Un sobre de color veis como los que usaba mi madre para los crismas de navidad, estaba tirado en el suelo. Lo tome en mis manos y vi que ponía mi nombre en la contraportada. Lo abrí y empecé la lectura.

<<Querida Cristalice,

Si estas leyendo esto es por, o bien al fin tu padre y yo nos llenamos de valor para contarte la verdad. O dejamos este mundo. Esta carta mi niña la escribí hace ya cuando tenías 5 años. ¿Recuerdas todas esas preguntas que nos hacías sobre tus fotos de bebé? La verdad, es que nunca pudimos tomarte una foto cuando no eras más que un retoño. Ya que para entonces no te teníamos entre nosotros.
El día que entraste a nuestra vidas, una anciana se encontró con tu padre y yo mientras paseábamos por el parque con Red. La anciana te traía en brazos escondida entre una manta. Nos pidió que por favor nos hiciéramos cargo de ti. Tenías una cara de angelito que no nos pudimos negar. En tu pequeña muñequita llevabas una pulsera de oro con tu nombre y tu fecha de cumpleaños.
Tras cogerte en mis brazos, la anciana desapareció y te volviste nuestra pequeña hija. A pesar de que no hubieras sido hija biológica nuestra, siempre te quisimos como tal. Espero que no nos guardes rencor por tantos años de secretos. Pero la verdad de todo esto es que, mi niña, bueno no, Cris, no somos tus padres. Aun así, siempre seras nuestro pequeño pétalo de lirio. Te quieren, Mamá y Papá.>>

No somos tus padres... No somos tus padres...

1 comentario:

  1. No es por nada pero...esa carta fue algo insensible! ; 3 ; !! ¿Aclarar tantas veces que no son sus padres? >___<! Quedó claro, y!? Igual la querían, no? ;3; No sé...este capítulo fue algo tristón...me hace pensar que en el futuro yo también recibiré una nota que diga que soy adoptada y mi hermano finalmente dirá ¨Ja! Te lo dije!¨ ; A ;!! El horror! D:
    Buen capítulo,Cris! x3
    PD: Finalmente llegó mi día libre y verás mis comentarios acosadores en todas las entradas faltantes! *___* !!!

    ResponderEliminar